Vida de madre maría teresa de la santisima trinidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 51 (12711 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Vida
de
Sor María Teresa de la Santísima Trinidad Aycinena.

Religiosa profesa
del
Extinguido Convento de Carmelitas Descalzas
de la ciudad
de Santiago de Guatemala
en la América Central.

INTRODUCCION

Entre los numerosos y esclarecidos santos, que la Iglesia venera y ha colocado en los altares, hay otros muchos, cuya gloria sobre la tierra no pasa aún del pequeño y reducido círculode la familia, o de los pobres muros del claustro.
Vamos a emprender un pequeño ensayo, escribiendo la admirable no menos que portentosa y edificante vida de Sor María Teresa de la Santísima Trinidad Aycinena, Carmelita Descalza del extinguido Convento de Guatemala.
En estas notas trataremos tan solo de dar a conocer una criatura singularmente privilegiada por Dios.
El último periodo de lavida de María Teresa, coincidía precisamente con los grandes acontecimientos que se sucedían por todo el mundo: la prisión de Pío VII en Roma, el desconocimiento de Fernando VII en España, y el grito de independencia en estos reinos hasta entonces sujetos a la corona. Esos acontecimientos se relacionaban con María Teresa, pues tanto la Santa Sede como el Rey de España conocían de su causa. MaríaTeresa dotada de una penetración y de una previsión nada común, escribía procurando contener de alguna manera los desastres que presentía.
La política triunfante la consideró adversa, la persiguió hasta en el fondo del claustro. La providencia salvó admirablemente a María Teresa en aquella época, quizás la más penosa de su vida. En el mismo aislamiento e incomunicación a que fue reducida desde elaño de 1829, su resignación fue ejemplarísima, su muerte edificante, y el suave olor de sus virtudes y de su santidad trascendió por todas partes.
Se divulgaban sus virtudes con mucha más amplitud y con más amplios y mejores datos.
La carmelita de Guatemala no desmintió un instante, desde la infancia hasta el sepulcro, esa completa abnegación de sí misma, esa adhesión sin reserva a su Dios; nituvo otro pensamiento más vivo, otro deseo más impetuoso, otra ocupación más suave y más dulce y venturosa.
Nada pudo detenerla para consagrarse a la vida silenciosa y observante de los claustros religiosos. Una vez en el convento, se dedicó de lleno al ejercicio de todas las virtudes, y muy en especial a la humildad, a la obediencia ciega, a la más severa penitencia, al desprendimiento absolutode todas las cosas, a la total entrega de todo su ser a Dios.
Ese empeño, ese celo decidido por la más sublime perfección, la desprendió totalmente de todo lo terreno y la elevó a una altura toda celestial, divina; y como Santa Teresa de Jesús, se vio también ella regalada con profusión por el divino esposo de las almas. Y ciñó la corona de punzantes y misteriosas espinas; y el clavo y lasllagas, y el anillo esponsalicio y el ángel que atravesó su corazón con dardo encendido, muestras fueron bien patentes, del amor divino que abrazaba todo su ser.
De naturaleza vigorosa, María Teresa pudo resistir a grandes pruebas, a purificaciones terribles, a indecibles penas interiores, a muchos años de duras enfermedades. Toda su vida fue de continuas luchas y trabajos, pero siempre unida,siempre favorecida singularmente de Dios.
La Iglesia juzgará un día las heroicas virtudes.

Nacimiento de María Teresa, su primera edad.

El Señor Don Juan Fermín Aycinena, originario de Ciga en el Valle de Baztán de la Provincia de Navarra en España, llegó a establecerse en este reino de Guatemala, por el año de 1753, en la antigua capital. Supo conquistarse un lugar preferente en esasociedad por sus relevantes virtudes, y por su notoria y recomendable caridad (Juarros Tomo I cap. 3, pág.5) sencillo en su trato, afable y cortés con todos, atendía cuidadoso al desempeño de todos sus deberes religiosos y sociales. Era todo para todos; y en las más apremiantes necesidades siempre estaba presente. Ejerció sucesivamente los cargos de síndico procurador, Alcalde ordinario y Regidor...
tracking img