Vida urbana, ética urbana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2180 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Vida urbana, ética urbana. Dr. Miguel Ángel Sánchez Carlos Universidad Iberoamericana, Ciudad de México

La vida urbana o la ética urbana, es decir, el sentido y la orientación del comportamiento humano condicionado por los diversos factores que forman el fenómeno social llamado urbe, es un tema que apenas comienza a abrirse camino, tanto en el ámbito sociocultural como en el terreno de laética cristiana. Sin embargo, nos parece que una reflexión actual sobre el tema requiere de un acercamiento a las características propias de lo que llamamos el modo de ser urbano.

La ciudad moderna es diversa y uno de sus principales elementos es la diversidad cultural, la cual puede considerarse un derivado evolucionado de la ciudad mercantil de finales del siglo XI, donde comenzó a forjarse unanueva identidad del ser humano ligada a lo urbano. En esta identidad medieval urbana se encuentra el germen de lo que actualmente se denomina ética civil, ya que las disposiciones que regulaban la convivencia social, cultural y mercantil, como la Carta de Arras de 1194 que indicaba que un forastero podría ser burgués y acogerse a la ley de la ciudad después de vivir en ella un año y un día sinoposición, fueron paulatinamente separándose de los factores religiosos o culturales que reglamentaban la convivencia humana. 1

Sin embargo, esta diversidad siempre ha sido afectada por intereses de clase social o por factores ideológicos, pues fue negada por la burguesía liberal, que era blanca, masculina y cristiana, y fue hasta la segunda mitad del siglo XX que tal diversidad se hizo notar y seabrió paso, principalmente en Europa y EU a través de una nueva noción de lo público y de una ética ciudadana. 2 La dimensión cultural de tal diversidad es uno de tantos elementos producidos por

1 2

CRAWFOR, L. – P. FLORES, “La ciudad negada”, Investigación y desarrollo vol. 14, N° 1 (2006) 228. Ibid.

1

las ciudades contemporáneas, y es el factor que nos interesa traer ahora a lareflexión y la discusión.

Nos parece que de lo anterior se deriva que la ciudad es ambivalente, ya que como es el laboratorio de la cultura pujante, también excluye a quienes no se ubican en esa pujanza. Esta ambivalencia ha sido permanente en la historia de las ciudades. En América latina, por ejemplo, el proyecto urbano hispano estuvo asociado al poder político y fue excluyente de los pueblosoriginarios que ahí vivían, los grupos indígenas, que fueron relegados a lo rural, a lo otro, excluidos del espacio público. La excepción transitoria se presentó durante las guerras de independencia, donde lo rural se incorporó momentáneamente a la escena urbana. 3 Lo mismo sucedió entre las ciudades europeas y las latinoamericanas, las cuales a mediados del s. XIX se incorporaron a ese espaciopúblico a través de copiar el desarrollo urbanístico europeo en las ciudades del nuevo mundo, creando también sus propios universos simbólicos, recreando su propia gramática urbana, reproductora a su modo del individualismo y de la disputa del interés individual sobre el colectivo, como una consecuencia ética del proceso de urbanización. 4

Dado nuestro propósito, parece pertinente considerar que, comolo dice el Documento de Aparecida, de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, “las grandes ciudades son laboratorios de (la) cultura contemporánea y plural”, 5 y que “en el mundo urbano, acontecen complejas transformaciones socioeconómicas, culturales, políticas y religiosas que hacen impacto en todas las dimensiones de la vida”. 6 De tal manera que la gran ciudad es el granlaboratorio cultural actual, el lugar real y simbólico de grupos y movimientos donde se encarnan

3 4

Ibid. 230. Ibid.232. 5 DA 509. 6 Ibid. 511.

2

y proyectan diversos valores éticos. Puede decirse entonces que la ciudad es el más destacado areópago de la cultura moderna. 7

Ahora bien, consideramos conveniente precisar que la ética urbana de la que hablamos no se identifica sin más...
tracking img