Vida y misterio de jesús de nazaret tomo i-josé luis martín descalzo.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 177 (44243 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
josé luis martín descalzo

vida y misterio de jesús de nazaret I
los comienzos



ediciones sigúeme

NUEVA ALIANZA 103

josé luis martín descalzo

vida y misterio de jesús de nazaret I
los comienzos
SEGUNDA EDICIÓN

Otras obras de J. L. Martín Descalzo publicadas por Ediciones Sigúeme: - La hoguera feliz (Pedal, 161), 2. a ed. - La Iglesia, nuestra hija (Pedal, 174), 2. a ed. -Palabras cristianas de Ch. Péguy (Pedal, 163), 5.a ed. (Selección, traducción e introducciones de J. L. Martin Descalzo).

ediciones sigúeme - salamanca 1986

CONTENIDO

Introducción 1. El mundo en que vivió Jesús I. Roma: un gigante con pies de barro II. Un oscuro rincón del imperio III. Un país ocupado y en lucha 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13. 14. 15. 16. 17. 18. El origenNacido de mujer El abrazo de las dos mujeres La sombra de José Belén: el comienzo de la gran locura La primera sangre Tres Magos de Oriente Los salvadores del Salvador Un niño «como los demás» Un muchacho arrastrado por el viento de su vocación... El eclipse de Dios El profeta de fuego La vocación bautismal Combate cuerpo a cuerpo en el desierto Doce pescadores El vino mejor ¿Quién es Jesús? I. Elretrato imposible II. Nada menos que todo un hombre III. El emisario IV. El hombre para los demás V. Nada menos que todo un Dios VI. Y los suyos no le comprendieron

9 23 23 37 51 64 71 85 99 113 133 147 159 171 189 197 213 227 241 255 273 285 285 292 307 312 319 341

© Ediciones Sigúeme, 1986 Apartado 332 - 37080 Salamanca (España) ISBN: 84-301-0994-3 (obra completa) ISBN: 84-301-0993-5 (tomo I)Depósito legal: S. 460-1986 Printed in Spain Imprime: Gráficas Ortega, S.A. Polígono El Montalvo - Salamanca, 1986

INTRODUCCIÓN

Y vosotros ¿quién decís que soy yo? (Me 8, 27). Hace dos mil años un hombre formuló esta pregunta a un grupo de amigos. Y la historia no ha terminado aún de responderla. El que preguntaba era simplemente un aldeano que hablaba a un grupo de pescadores. Nada hacíasospechar que se tratara de alguien importante. Vestía pobremente. El y los que le rodeaban eran gente sin cultura, sin lo que el mundo llama «cultura». No poseían títulos ni apoyos. No tenían dinero ni posibilidades de adquirirlo. No contaban con armas ni con poder alguno. Eran todos ellos jóvenes, poco más que unos muchachos, y dos de ellos —uno precisamente el que hacía la pregunta— moriríanantes de dos años con la más violenta de las muertes. Todos los demás acabarían, no mucho después, en la cruz o bajo la espada. Eran, ya desde el principio y lo serían siempre, odiados por los poderosos. Pero tampoco los pobres terminaban de entender lo que aquel hombre y sus doce amigos predicaban. Era, efectivamente, un incomprendido. Los violentos le encontraban débil y manso. Los custodios delorden le juzgaban, en cambio, violento y peligroso. Los cultos le despreciaban y le temían. Los poderosos se reían de su locura. Había dedicado toda su vida a Dios, pero los ministros oficiales de la religión de su pueblo le veían como un blasfemo y un enemigo del cielo. Eran ciertamente muchos los que le seguían por los caminos cuando predicaba, pero a la mayor parte les interesaban más los gestosasombrosos que hacía o el pan que les repartía alguna vez que todas las palabras que salían de sus labios. De hecho todos le abandonaron cuando sobre su cabeza rugió la tormenta de la persecución de los poderosos y sólo su madre y tres o cuatro amigos más le acompañaron en su agonía. La tarde de aquel viernes, cuando la losa de un sepulcro prestado se cerró sobre su cuerpo, nadie habría dado uncéntimo por su memoria, nadie habría podido sospechar que su

10

Introducción

Introducción

11

recuerdo perduraría en algún sitio, fuera del corazón de aquella pobre mujer —su madre— que probablemente se hundiría en el silencio del olvido, de la noche y de la soledad. Y... sin embargo, veinte siglos después, la historia sigue girando en torno a aquel hombre. Los historiadores —aún...
tracking img