Vida y muerte de un mexicano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 30 (7266 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Vida pacion y muerte de un mexicano



Vida, Pasión y Muerte del Mexicano
Notas de Costumbrismo
Joaquín Antonio Peñalosa
[pic][pic]
[pic][pic]PROLOGO A LOS NIÑOS MEXICANOS QUE ESTÁN POR NACER
QUERIDOS niños: Lo primero que deseo a ustedes que están por nacer, es que nazcan.Sucede que en el trayecto, a veces el tren de aterrizaje no funciona. Y entonces losviajeros simplemente no llegan.Les llegan. El destino, la suerte, el horóscopo, la estrella, el
ya-me-tocaba,
la fatalidad del grecolatino, los signos aztecas del Tonalámatl o, para decirlo en cristiano, la Divina Providencia, les ha deparado el privilegio de nacer en México y ser mexicanos, una delas pocas cosas serias que puede ser un hombre. En otros países ustedes hubieran podido ser más ricos que aquí, pongo por caso;pero jamás hubieran disfrutado de la región más transparente del aire, el colorido de nuestro folclor, las bellezas naturales, la gallardía de las charreadas, la picante sabrosura de los guisos, el respeto a las garantías individuales, el clima de libertad, el amor de la madre. Ah, las sorpresas que les esperan. ..Tengo que decirles que dentro de este territorio el hombre conjuga once verbos:nace,habita, se relaciona, estudia, trabaja, se divierte, hace política, se casa, va a misa el domingo, se enferma y se muere. Como ven, no son muchas cosas las que ustedes podránhacer, aunque aquí se hacen de dos maneras diferentes.Ustedes pueden, por ejemplo, nacer en una clínica con todas las atenciones o sinninguna atención en cualquier petate. Ustedes pueden vivir en casa propia o morirsederenteros en la ajena. Ustedes pueden graduarse de profesionales en cualquiera de lasochenta ramas que ofrecen las instituciones de estudios superiores, o quedarse comocandidatos de la campaña de alfabetización, porque de otra manera se acabaría lacampaña. Ustedes pueden llegar a capitanes de empresa, señores dones, o vender banderitas tricolores cada 16 de septiembre. Ustedes pueden divertirse en laalbercaclimatizada de su residencia o jugar fut en la tierra suelta de la barriada. Ustedes pueden verse ungidos diputados si saben alinearse, o serán ejemplares ciudadanos decédula cuarta para toda la vida. Ustedes pueden casarse, o los casan, si el tiempoapremia. Ustedes, en fin, que es lo único donde no hay alternativa, se van a morir,aunque las alternativas del entierro, perpetuidad o fosacomún, sea asunto de susinconsolables deudos. Y deudas.Como ven, queridos niños, les ha tocado vivir en un país del que se puede decir todo,menos que sea monótono y aburrido. En otros países el misterio de un hombre consiste en saber cuántas horas de trabajo produce o cuántos kilos de carne consume. Aquí, el problema de ustedes consiste en saber si su "curriculum vitae", que empieza ahora, seacabará o lo acabarán. Seanustedes bienvenidos.San Luis Potosí, 4 de octubre de 1973.
[pic]
[pic][pic]EL NACIMIENTO
TODAVÍA no nace un mexicano, y ya empieza la discusión de los sexos. ¿Qué quieren,niño o niña?Es claro que el papá lo prefiere hombre. Sobre todo si es el primogénito y aun cuandofuera el undécimo. Con un hijo varón, el papá demuestra no sólo a familiares y amigos,sino también alpueblo en general, la superioridad del sexo masculino, lo muy hombreque es él y, si se quiere, lo muy macho, cuando pudo traer al mundo nada menos que a unhombre. Valentía, arrojo, dominio, fuerza, trabajo fecundo y creador.Con un hijo varón el papá asegura la continuidad del apellido, la procesión de la sangre,el orgullo de las dinastías, este humilde y sutil racismo paterno que lo inclina apreferir un niño, porque un júnior es un júnior.Con un hijo varón el papá se mira repetido como la voz y el eco; igual sexo, igualnombre, igual raza de bronce; su futuro ayudante en el trabajo, socio de su negocito,albacea universal de bienes y deudas, futurible sostén de la madre, celoso guardián de sushermanas para cuando el tiempo encoja.La madre, resignada de siglos, por sí o por no prepara dos...
tracking img