Vigilar y castigar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3590 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Preguntas:

1. Explique a que se refiere Foucault con el concepto “Benignidad de las penas”
Para comenzar, es necesario mencionar que al principio del libro, Foucault describe una época en la cual el poder residía sobre el monarca, y los efectos de este poder no hacían más que glorificar su imagen, a consecuencia de esto existía lo que se podría llamar “fiesta punitiva”, es decir, una épocadonde el cuerpo era el blanco de la represión y por ello los castigos físicos era la única manera utilizada para castigar, pero no eran simples castigos corporales si no que era una producción diferenciada de sufrimientos, es decir, según el crimen, por ejemplo, se dará un cierto número de latigazos. Los castigos físicos eran una forma de representar la venganza del rey hacia el delincuente, así elsuplicio era la manifestación del castigo, y el objeto, era el cuerpo del delincuente, estableciéndose una relación íntima entre éste y aquel. El dolor que significa la imposición del castigo, está directamente dirigido al cuerpo, por ello, mientras más dolor hubiese, mas arrepentimiento tendría el delincuente y mas efecto tendría el castigo, además de ello se buscaba que en el cuerpo de estequedara una marca imborrable.
A consecuencia de lo anterior, Foucault, señala que el castigo debe tener justificación, una legitimación, lo que debe traer consigo la desaparición del espectáculo punitivo y no solo castigar, si no que corregir y reformar el cuerpo, buscar un nuevo modo de organizar el castigo en la sociedad, es decir, que exista un cambio en el delincuente, una transformación, paraluego reincorporarlo a la sociedad…
A través de esto, entonces, es que surge el problema de la moralidad de castigar, ya que el autor plantea una idea que sustituye al suplicio y señala:
“La necesidad de un castigo sin suplicio se formula, en primer lugar, como un grito del corazón o de la naturaleza indignada: en el peor de los asesinos, una cosa al menos es de respetar cuando se castiga: Suhumanidad…”
Y entonces ¿Qué quiere decir el autor cuando habla de humanidad? A mi criterio quiere decir, que humanidad vendría siendo lo que hoy conocemos como los derechos humanos y lo que el autor quería decir al referirse a la humanidad es la que marca el límite puesto a la venganza del soberano. Por ello cuando Foucault se refiere a la benignidad de las penas quiere decir que el castigotiene que ser, pero no tiene que ser tanto, es decir, se debe suavizar el suplicio, minimizar el castigo, que exista benignidad en las sanciones penales , pero aquí surge una interrogante muy interesante ¿Cómo podemos rebajar el suplicio a una idea de humanidad y como poder conseguir la medida de lo que debería ser ese castigo?
Foucault nos dice que el cambio está movido, más bien, por una “nuevajustificación moral o política del derecho de castigar”, de este modo, el fin es posibilitar una mejor distribución del poder, no concentrar el poder, ni dividirlo demasiado, sino “que esté repartido en circuitos homogéneos suscep¬tibles de ejercerse en todas partes, de manera continua, y hasta el grano más fino del cuerpo social”, es decir , que quien castigue sea la sociedad entera, no solo el reycomo se hacía antes injustamente .Por ende, la finalidad no es castigar menos, sino castigar mejor, así se pretende entonces, aumentar la eficacia penal.
Cuando Foucault habla de benignidad de las penas, entonces, no quiere decir, que exista una mayor sensibilidad, si no que se refiere a que existe una mala distribución del poder como mencione en el párrafo anterior. Se refiere a que el castigodebe recaer en el alma del sujeto, que el sujeto logre por su propia convicción recapacitar sobre sus acciones, es decir, en su encierro, en su soledad, arrepentirse del delito cometido, pero el cuerpo, cabe destacar no está totalmente exento de esto , ya que el castigo cae también sobre el cuerpo pero no de la manera en que lo hacia el poder monárquico, destruyendo el cuerpo, si no que más bien...
tracking img