Violacion a los derechos humanos en la aplicacion de la justicia indigena

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 34 (8448 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCION
La Violación de los Derechos Humanos, en la aplicación de la Justicia Indígena, es uno de los temas en el cual por la diversidad y contraposición en la aplicación de normas y costumbres de los pueblos indígenas, con la justicia ordinaria, ha dado origen a diversas opiniones y posiciones desde el punto de vista jurídico, dando origen a violaciones de normas y garantíasconstitucionales.
En nuestra investigación, describiremos y analizaremos un acto en el cual por sus características se lo tipificaría como un delito común, pero con la variante de que fue cometido por actores indígenas y dentro de una comunidad indígena.
COCHAPAMBA, Cotopaxi. Los latigazos propinados por José Lema caen sobre el cuerpo de José Toapanta, quien el martes fue sometido a la justicia de sucomunidad junto con Mauricio Toapanta, acusados de robo de ganado.
¡Quimsa, quimsa! (tres, tres), gritan en quichua más de 500 indígenas que piden tres latigazos para un acusado de robo. Con las manos atadas a la espalda, el cuerpo de José Toapanta Chicaiza, tembleque por el intenso frio, es empujado al suelo para el castigo.
Tres indígenas a quienes el acusado les robó ganado, descargan su ira contres azotazos cada uno, el objeto de cuero al ser agitado con fuerza en el viento provoca un silbido que enardece los ánimos de la muchedumbre, en medio de los golpes el dice que robó solo un animal y no los siete que lo acusan “Por esta vez no te matamos” le gritan.
Los nueve azotes marcan la piel del hombre, que gime de dolor y de frio, ahora las mujeres son las encargadas del llamado ritualde purificación, la una lo golpea con ortiga, mientras la otra le arroja agua fría, el castigo dura cinco minutos, a unos metros Mauricio Toapanta Vargas, acusado de comprar el ganado robado a José, llora y en vano pide clemencia, su madre Delia y otros familiares se encargaran de castigarlo.
Rafael Toapanta, pastor evangélico de la comunidad, defensor la justicia indígenatras cuestionar el procedimiento de la justicia ordinaria. "El policía coge delincuentes y al poco tiempo la justicia los libera y salen mas vengativos, por eso en el año 1984 nos organizamos a nivel provincial quichua hablante y decidimos no entregarlos al juez, sino hacer justicia en nuestra comunidad", argumenta.

Ese proceso es el que se sigue en 1.200 comunidades agrupadas en 32organizaciones, refiere Abrahán Salazar, presidente del Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi, quien dice que la justicia indígena no contempla la muerte y que el castigo con látigo y ortiga es una forma de purificación.

Pero, amparados en ese precepto, los juzgamientos han repuntado en el último mes.

Al caso de Cochapamba se suma otro ocurrido en la comunidad Canchagua de esta mismaprovincia, el pasado 25 de marzo, donde la violencia de los indígenas termino con la vida de Fausto Medina. El hombre de 56 años, acusado de robo fue maniatado, golpeado, arrastrado y finalmente quemado.

En la parroquia Zumhahua, en lo que va del año, dos mujeres han muerto, por infidelidad, una apuñalada y otra al parecer a golpes por su familiares y algunos dirigentes, dice Jaime Olivo, abogadode Asuntos Indígenas de la Defensoría del Pueblo.

Otros dos casos ocurrieron en menos de quince días en Chimborazo, donde se incluye el de cinco hombres que fueron castigados por indígenas de la comuna Rumicoral, en el cantón Colta, acusados de robo de un vehículo.

El cuerpo delgado de Mauricio apenas se sostiene. Una herida en su espalda evidencia que ya había sido castigado.

El frio esintense la tarde del martes pasado, la temperatura no pasa de 5 grados en Cochapamba, 42 kilometres cuesta arriba al occidente de Latacunga, comunidad en su totalidad indígena, donde 14 de las 22 comunidades se han concentrado para enjuiciar a dos detenidos.

El castigo llega tres horas después de iniciado el juicio, aunque ellos ya llevaban otras tres, semidesnudos y atados a tinos palos en...
tracking img