Violencia cultural

CULTURA Y VIOLENCIA.

Por: Claudia Cecilia Barba Hurtado

Introducción

La violencia se ha considerado a lo largo de los siglos, una problemática social. La teoría social, aborda éste fenómeno, desde la perspectiva de cómo es que se da la interacción de las personas y qué detonantes están presentes para la adquisición de conductas violentas. Esto se sustenta con que los seres humanosaprendemos socialmente, no podemos estar aislados. El hombre por naturaleza tiene la necesidad de relacionarse con otros seres humanos y es mediante ésta interacción como “imita” y aprende ciertas conductas.

El estudiar los factores que intervienen en ese aprendizaje social, determinado por la cultura, es el objetivo de éste capítulo. Se analizan, a partir de la investigación realizada, algunosfactores de incidencia en la violencia cultural y los factores de ocurrencia en la violencia cuando se es hombre y mujer. El ser o no violento, es consecuencia de un proceso de socialización en el que estamos inmersos los seres humanos desde los primeros años de vida. Es importante conocer las características que detonan el ser generador o receptor de la agresión; así como las diferencias que existenen la expresión de la violencia en los hombres y las mujeres.

Por eso, se explica lo anterior, contrastando los resultados obtenidos de la aplicación de un instrumento que denota 204 antivalores presentes como incidentes de violencia; de los cuales se seleccionaron los estadísticamente significativos mediante un análisis de regresión múltiple, para explicar los referentes de la violenciacultural y presentes en la violencia por género.

Los antecedentes del estudio, nos muestran algunas características de la violencia cultural, sin explicar de manera explícita los factores incidentes; por lo tanto, en las conclusiones, se contrastan éstas características y los incidentes principales.

Antecedentes.

Con frecuencia nos hemos preguntado: ¿por qué unos niños son más agresivos queotros? En un estudio realizado por Thomas y Ches (1986; citado por Papalia, 2002) sobre el desarrollo del temperamento, muestra que los niños que tenían bastante confianza en sí mismos, eran capaces de auto controlarse cuando se les exigía y se sentían cómodos con las personas y situaciones nuevas. Los niños con poco control (10 por ciento de la muestra) se asemejaban a la categoría de “difícil”.Eran impulsivos, inquietos, negativos, distraídos y volátiles. Cuando se estudió nuevamente a los participantes a los 18 años (por medio de cuestionarios de autorreporte de la personalidad) y a los 21 años (a través de descripciones de personas que los conocían bien), sus primeros patrones temperamentales probaron ser altamente predictivos. Aquellos que tenía buen ajuste en la niñez permanecieronsiendo así; crecieron y se convirtieron en adultos normales.

En contraste, aquellos que manifestaron poco control a los tres años, tendieron a ser agresivos, aislados socialmente y con pocas restricciones- inquietos, descuidados y buscadores de peligro.- También experimentaron mayores problemas en la escuela y el trabajo, así como relaciones personales y amorosas y conflictivas. Eran propensos aconductas antisociales y arriesgadas, como conducir automóviles de manera peligrosa, tener sexo inseguro o ser dependientes del alcohol; incluso, tendieron al crimen violento y al suicidio. Sus amigos los consideraban poco confiables.

Entre los dos y los cuatro años, cuando los niños desarrollan un mayor autocontrol y están en mejores posibilidad de expresarse verbalmente y de aguardar por loque quieren, normalmente dejan de manifestar su agresividad con golpes y empiezan a hacerlo con palabras (Coie y Dodge, 1998; citado por Papalia, 2002). Sin embargo, sigue habiendo diferencias individuales: los niños que a los dos años les pegan a otros niños o agarran sus juguetes con mayor frecuencia es probable que sean más agresivos físicamente a los cinco años (Cummings, Iannotti y Zahn-...
tracking img