Violencia e ilustración: el motín de esquilache.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3580 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Violencia e ilustración: los motines de Esquilache y las reformas borbónicas.

Alumno Juan Carlos Velasco Quiles

INTRODUCCION

“Violencia e Ilustración. Los motines de Esquilache y las Reformas Borbónicas”, el simple enunciado del curso es de una amplitud tal que podríamos considerar bajo tal denominación el siglo XVIII en España. Considerar las reformas borbónicas nos llevaría aplantear la necesidad de éstas, su virtualidad, su incidencia y su significación en la historia de nuestro país, sin dejar de aludir al papel de los propios Borbones en dichas reformas. De la misma manera, hablar de Ilustración en España nos obligaría a revisar en primer lugar el concepto mismo de Ilustración, para determinar a quien podríamos calificar de ilustrados, la posición social y económicade éstos y su incidencia política en el conjunto del país, sin omitir las propuestas que se hacen y las reacciones que suscitan en otros grupos como la nobleza y la Iglesia., de tan claro y decisivo protagonismo en nuestra historia. Capítulo aparte, y no menos interesante es ese concepto de violencia, verificar su relación con la Ilustración y determinar su significación en el curso del períodohistórico que nos ocupa. Finalmente, hablar de los motines de Esquilache, nos conduce a una valoración previa del personaje , de su papel y significación, así como del grupo en que podría integrarse, si eso es posible, para después considerar los motines en plural, lo que ya implica una valoración previa que determine si podemos hablar de motines, como actos diferenciados que acaecen en un períodomás o menos homogéneo en diferentes lugares, o bien una expresión popular, dispersa en el territorio pero unida en causas y protagonistas. Este mismo planteamiento ya es síntoma de la importancia que, en la Historia de España, va a adquirir este hecho histórico.

Así pues, en base a estas consideraciones hemos creído conveniente centrar nuestro trabajo en el motín de Esquilache, como “hechohistórico” que marca una época, en palabras de Lucién Febvre, y por ello hemos decidido estructurar nuestro trabajo en dos grandes áreas: el motín de Esquilache y su incidencia en Alcalá del Río. En la primera parte, haremos un repaso por los acontecimientos, causas y consecuencias, así como su significación histórica, basándonos en la lectura de la bibliografía que al final relacionamos.

En lasegunda parte, nos adentraremos en el Archivo Municipal, para tomando, como base las Actas Capitulares, ver si se refleja y cómo loase, los supuestos señalados en el apartado anterior. Finalmente, terminaremos con una conclusión que exprese las opiniones personales que ha podido suscitar la realización de este trabajo.

EL MOTIN DE ESQUILACHE

La primera cuestión a dilucidar ¿hablamos de motines ode motín? Al respecto, parece darse una coincidencia general entre los autores acerca de acontecimientos dispersos en la geografía nacional, que se desarrollan de distinta forma, y con ello presentan aspectos que los singularizan, aunque responden a un conjunto de circunstancias similares y parecidas en sus causas. Con ello, hablaremos del Motín de Esquilache como un conjunto de levantamientos quese desarrollan a partir de Madrid, señalando aquello que particulariza cada zona, pero agrupando las causas y consecuencias como un solo hecho.

DESARROLLO

El levantamiento comienza el 23 de marzo, Domingo de Ramos, cuando una multitud, que algunos califican en más de cinco mil personas, se dirigen desde la Plaza de Antón Martín en Madrid, hasta el Palacio Real, pasando por la Casa de lasSiete Chimeneas, palacio del Marqués de Esquilache., Leopoldo de Lugo. Las demandas eran muy claras y concretas: cese de gobernantes extranjeros, comenzando por Esquilache; supresión de la Junta de Abastos, con rebaja en los precios de los alimentos básicos; el mantenimiento de la indumentaria tradicional y retirada de la guardia Valona. El rey accede a las demandas, pero en un gesto de recelo...
tracking img