Violeta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (743 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Violeta
Ella siempre aparecía como la verdad, la locura o el pánico: en el momento menos oportuno. Pasaba el resto del día perdida en el ruido de fondo. Su voz escapaba entre el bullicio monótonode la clase de historia, o en el silencio ensordecedor que me suele taladrar los pensamientos. La veía fugazmente en los pasillos, siempre sola; ninguno de nuestros compañeros recordaba haberlecompartido una conversación menos trivial. Violeta se hundía entre las páginas de cada libro, y volvía efímeramente en su voz, cada vez que le dirigía una pregunta. Sus respuestas eran breves, precisas, yaunque correctas, curiosamente vagas. Nunca terminaba de decir algo. Y yo siempre tenía la impresión de que necesitaba terminar de escucharlo. Nunca miraba a los demás los ojos. Y yo insistía en sacarlepor lo menos un atisbo sarcástico. Nunca lo conseguí. Entré al salón ese viernes y ella ya estaba esperando, sentada al lado de la ventana. Nadie la acompañaba. Me saludó brevemente con una sonrisadelicada, bien comprometida con las costumbres. Volvió a las páginas de un volumen contundente. La brisa jugueteaba con los pliegues de su falda blanca. Una página y una cortina de cabello trigueño laencerraban en un mundo distante. Apenas percibía un destello innatural de sus ojos topacios. Parecía muy concentrada, pero inmediatamente alzó la mirada y me la clavó como una daga. Me turbé. Sentíaque había traspasado a su mundo prohibido de letras y sueños, su paraíso insurrecto de la física, las causas, los efectos y las fechas. No encontraba las palabras genéricas para ofrecerle una disculpa.Tartamudeé unos segundos. Violeta susurró unas breves incoherencias. Me contuve para no pedir que las repitiera. Agradeció mi silencio con una sonrisa distinta. Se levantó y unos pocos pasos ligerosla llevaron hacia afuera. Me levanté de un salto y la perseguí, pero cuando llegué al dintel, ya era demasiado tarde. Decenas de estudiantes ingresaban a los salones, y no quedaba un rastro de...
tracking img