Vipassana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1097 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
MARTES, 5 SEPTIEMBRE 2006

JORDI BELVER

“La verdadera enseñanza se regala”
Tengo 60 años: hay Nobel de Matemáticas con 20 y Freud escribió grandes libros a los 80, la clave no es la edad sino la mente. Nací en Nueva Jersey y soy psiquiatra en Massachusetts. Casado hace 32 años: los dos meditamos y nuestro hijo ya desde antes de nacer. Si medita aprenderá a librarse de miedos, deseos eideologías y vivir la realidad

PSIQUIATRA; MAESTRO DE MEDITACIÓN VIPASSANA

PAUL FLEISCHMAN
TELEMEDITADOR

o primero que le debo anunciar es que no cobro. –¡Bravo! –La enseñanza de una persona libre para otra debe ser gratuita y desinteresada, sólo obtengo a cambio la satisfacción de dar. Yo jamás he cobrado ni un centavo por enseñar a meditar. –Va usted muy bien. –La primera enseñanza es queno crea usted en nada que no haya experimentado en su persona. –Yo creía que eso era ser un cínico y ahora resulta que soy un meditador. –¡No es lo mismo! El cínico no cree en nada, porque se considera por encima de todo; el meditador, igual que el científico que también soy, es escéptico. El científico dice: “En principio no te creo, pero si me demuestras que es cierto, te creeré”. –¿Y eso esmeditar? –Eso es empezar a meditar: librarse de las ideologías, los prejuicios y las imposiciones. –Demuéstreme que lo que dice es cierto. –Lo demuestran miles de años de tradición y millones de meditadores en todo el mundo y ahora y aquí yo mismo. Intento librarme de la ideología y tener sólo experiencia y así empezaré a poder meditar. Después trataré poco a poco de librarme de mis deseos y mismiedos. –¿Cómo? –El mundo en el que estamos inmersos es una masa amorfa y fluctuante en continua transformación. –Hasta ahí estamos de acuerdo. –Pese a ello, intentamos imponerle al mundo nuestros conceptos estáticos y artificiales, nuestra ideología o la que alguien nos ha imbuido. Y fracasamos. Esto nos frustra y decepciona una y otra vez. “Me gustaría conseguir esto y me gustaría librarme de lootro...”. “Quisiera que mi hijo fuera así y que mi mujer no fuera asá...”. Pero el mundo si-

L

gue rodando y rodando y lo que nosotros deseemos le deja indiferente. Piense ahora conmigo un minuto... –¿En qué quiere que...? –¡Silencio! ¡Sólo piense! –... –... –Ehhhhh. –Shhhhh. Siga pensando. –... –... –Cinco minutos: ¿qué ha pensado? –Que tengo que lavar el coche para no quedar mal el sábado quevoy a una boda y que estos calzoncillos me aprietan. –¿Lo ve? Eso no es meditar; eso es callarse y dejar que la mente se entretenga en las mil banalidades de su vida... –Es que es la boda de un pariente del pueblo y allí son muy mirados y aparentan y... –Vanidad, deseo de ser más y miedo, miedo al rechazo. No se ha librado usted de sus miedos ni de sus deseos. –Ni de los parientes pesados. –Ni,efectivamente, de las ideologías que le inculcaron en su colegio. La meditación le permitiría dejar pasar todos esos miedos y deseos y experimentar la realidad: tener la experiencia directa de las cosas más allá de la ideología que inspira nuestros deseos y causa nuestras frustraciones. –¿Por qué le carga tanto la ideología? –Porque todas son meras proyecciones de nuestros egos: de nuevo el deseo yel miedo; la soberbia y el temor a morir. Lo que nos venden como ideología no son más que máscaras que encubren los viejos miedos de siempre y las eternas ambiciones. –¿Si medito me libro de ellas? –Si lo hace bien, sí. Pero es un ejercicio que requiere práctica, paciencia y dedicación. La meditación no es una religión, no es una ideología; no es una secta... Si alguien le pide dinero en sunombre... ¡huya!

El doctor Fleischman insiste en que la televisión, aditamento del que prescinde, es el altavoz más vil de los deseos, miedos, egos e ideologías que nos impiden conectar con la esencia del universo. Me permito, humildemente, discrepar. Creo que la tele constituye hoy el gran instrumento de meditación más universal del planeta. El doctor Fleischman, ayuno de deseo y libre de todo...
tracking img