Visiones de la ceguera

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 80 (19787 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Eduardo Pellejero








Visiones de la ceguera




























Lisboa, Octubre de 2002












Observar enfermo los conceptos más sanos, los valores más sanos, después, inversamente, desde lo alto de una vida rica, superabundante y segura de sí, arrojar miradas en el trabajo secreto del instinto de ladecadencia, he aquí la práctica a la cual yo me he dedicado más tiempo, he aquí lo que hace mi experiencia particular, y en la que me he tornado maestro, si hay una materia en la que lo soy. Ahora yo se el arte de invertir las perspectivas.


Nietzsche

Ecce Homo







El punto de vista se abre a una divergencia queafirma: es otra ciudad la que corresponde a cada punto de vista, no por estar unidas las ciudades sino por su distancia y sin resonar más que por la divergencia de sus series, de sus casas y de sus calles. Y siempre otra ciudad en la ciudad.


Gilles Deleuze

Logique du sens








El pensamiento nace de la paradoja. No, es poco. Elpensamiento nace, crece, vive, lucra, tira partido de la paradoja.
¿De qué modo hemos llegado a este punto en el que nos damos a la producción indiscriminada de discursos capaces de arrancarle visiones a la ceguera?
Venimos, es cierto, de una tradición que ha construido con las imágenes de la luz y de la iluminación algunas de las figuras fundamentales del pensamiento, pero ¿hipostasiar lavisión justo ahí donde se constata su falta?
Los trágicos de la antigüedad se arrancaban los ojos para ver. Los ciegos eran videntes. La ceguera –hundiendo al sujeto en la más profunda oscuridad– propiciaba las visiones.
La visión, el pensamiento de la visión –como el capital–, busca la realización de una plusvalía incluso ahí donde pareciera no existir ya ninguna posibilidad, donde se constata sunegación más elemental, en su ausencia.
Ya haciendo del ciego un no-vidente, ya inscribiendo la ceguera como condición de posibilidad de la visión, de lo que se trata es de un trabajo de lo otro para la producción y la reproducción de lo mismo.
Como la del capital, asimismo, la lógica de la visión evoluciona. Desde los ciegos trágicos a los ciegos de la antigua alianza, a los de lanueva, a este ciego del que nos habla Descartes, nos habla Derrida, nos habla Saramago, asistimos a una verdadera evolución y a un refinamiento de los métodos de explotación de la ceguera por la visión, en la visión, y para la visión.
Pero si las formas y los objetos de la visión han cambiando, el papel de la ceguera no cambia, sometida a la perspectiva de un ojo más o menos esclerotizado,alienada en la producción continua de la luz.
El prusiano devuelve la vista a los ciegos. Los filósofos no están ahí para aprender de la experiencia de la ceguera, sino para asistir al nacimiento de un nuevo vidente y enfrentarse una vez más a los misterios del origen de una visión.
La ceguera siempre se ha visto como una privación. Error del que podemos aprender –se nos dice– peroque en todo caso tenemos que intentar enmendar. Mediación para una visión más clara, más esclarecida, del vidente que todos –incluso los ciegos– somos en el fondo.
La ceguera –el ciego– no tiene una positividad más que inscripta en el horizonte de una visión hegemónica y de un sujeto vidente universal. Incluso si afirmamos –con Derrida– que hay algo de ceguera en toda visión, como un elementotrascendental del sujeto vidente, no hacemos otra cosa que reducirla, someterla, alienarla en el capital hegemónico del ojo y de la luz.
Miren: este ciego, como un espejo, refleja lo que profundamente han sido siempre nuestros ojos. De la ceguera como mediación para una toma de conciencia, de un esclarecimiento, de una iluminación.
Y es que la ceguera no alcanza el umbral mínimo...
tracking img