Vocabulario arquitectura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 241 (60202 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Introducción
El idioma es el depositario de un inmenso caudal de conocimientos. Toda la experiencia de siglos se halla codificada en ese conjunto de voces que definen, matizan, acercan y separan los conceptos y los elementos, las herramientas y las obras. Los cambios técnicos que la construcción ha experimentado en este siglo han inutilizado gran parte de nuestro vocabulario tradicional, peroesa merma de su potencial no justifica el increíble desprecio que los profesionales de nuestro sector muestran por la precisión en la expresión técnica. Otros sabrán explicar las razones de esta evolución; pero es evidente que sin un vocabulario preciso no existe realmente el conocimiento técnico; que únicamente las voces conocidas y aceptadas por todos permiten la transmisión de algo que debe serimaginado por unos, dibujado por otros, contratado por unos terceros, ejecutado por unos cuartos y usado por otros de más allá. Alguien que no distinga la driza de la escota nunca podría participar en las labores de una embarcación; sin embargo, entre nosotros, hasta los autores de la normativa confunden cercha con cuchillo, mamperlán con bocel, o librillo con persiana. Es cierto que en todos loscampos el lenguaje está sufriendo un serio deterioro, pero creo que en el nuestro el problema es más grave aún que en muchos otros. Tenemos un vocabulario preciso que distingue el pernio de la bisagra, la fayanca de la peana y el sofito del lacunario. Que es poético cuando llama lucero a la ventana alta, es irónico cuando amplía el sentido de emparrado a un desesperado peinado masculino que ocultala calva bajo los pámpanos de una sien, y es dramático cuando llama verdugada al cardenón rojo sobre la piel gris de un muro de piedra. El amor a nuestro trabajo debería animarnos a utilizar mejor una herramienta tan indispensable y a buscar el apoyo que nos brinda, siempre tan sugerente.

3

Precedentes y agradecimientos Mi primer agradecimiento debe ser para todos los que trabajaron antesque yo redactando los diccionarios que he utilizado. En realidad este libro es un centón, un patchwork diríamos hoy, de todos esos libros anteriores. Debo destacar ante todo la deuda con María Moliner cuyo inteligente Diccionario de Uso tiene una estructuración en familias que ha facilitado inmensamente mi trabajo. Estos textos encuentran su origen en dos viejas iniciativas: por una parte, la seriede artículos publicados por Aviva en los años 1996 y 1997 que glosaban algunas voces de la construcción, voces que describían elementos que no merecían el olvido en que las tenemos. El lambrequín, el sobrado o el acroterio sugerían no sólo la importancia y precisión de un léxico olvidado sino también la carga de la tradición y los valores que la modernidad había rechazado con apresuradacombinación de ignorancia y desprecio. Aunque la mayor parte de esos elementos se hayan olvidado con su nombre, espero evidenciar la persistencia del problema que resolvían y por lo tanto el interés que tendría una recuperación de formas constructivas funcionalmente similares a las olvidadas. Mi agradecimiento a Luis Fernández Galiano y Adela García Herrera, promotores y editores de esos artículos. La otrainiciativa original fue un vocabulario gráfico que intenté construir con la inapreciable ayuda de dos fantásticos dibujantes montando láminas y dos entusiastas colaboradoras generando fichas y más fichas. Mucho de lo que hay aquí tiene su origen en el trabajo de José Antonio de Dios, Eduard Permanyer, Pilar Cárceles y Teresa Garreta. Estructura del libro Pero el libro que el lector tiene en lasmanos no es ninguna de ambas cosas, sino una tercera. Es una ambiciosa combinación de las anteriores que intenta reunir la lectura continua y más o menos amena de los primeros artículos con la voluntad pedagógica del vocabulario gráfico, y todo ello dentro del corsé de un ambicioso y estricto esquema geométrico. El lector puede hojear el libro y encontrará veinticinco capítulos dedicados a otras...
tracking img