Vocacion de isaias

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1683 palabras )
  • Descarga(s) : 13
  • Publicado : 22 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
VOCACIÓN DE ISAIAS
• LECTURA, COMENTARIO Y PLEGARIA ( Lc.9,57-62 ) Exigencias de la vocación apostólica. Mientras iban caminando, uno le dijo: «Te seguiré adondequiera que vayas.» 58 Jesús le dijo: «Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza.» 59 A otro dijo: «Sígueme.» Él respondió: «Déjame ir primero a enterrar a mi padre.»60 Le respondió: «Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el Reino de Dios.» 61 También otro le dijo: «Te seguiré, Señor; pero déjame antes despedirme de los de mi casa.» 62 Le dijo Jesús: «Nadie que pone la mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el Reino de Dios.»
57

COMENTARIO
Todos los cristianos somos llamados por Dios. En nuestro bautismo reside elfundamento de esa llamada o vocación. Hay una vocación común explicitada con diáfana claridad en este himno de San Pablo dirigido a las primerísimas comunidades cristianas residentes a Efeso : “3 Bendito sea el Dios y

Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en Cristo; 4 por cuanto nos ha elegido en él antes de la fundacióndel mundo, para ser santos e inmaculados en su presencia, en el amor” (Ef. 1,3-4). Por tanto esta
llamada concierne a todos los hombres y mujeres que han hecho profesión de fe en Jesucristo. La llamada de Jesús siempre es exigente. Porqué el amor auténtico no admite ambiguedades. Dios nos da todo y ello demanda de nosotros una respuesta total e incondicional. Las entregas de mínimos solo valenpara espíti_________________________________________ “ENTRE AMIGOS” Grupo de Catequesis – Vol. IV Presó d’ homes La Model - BARCELONA 65

tus mezquinos y egoistas. Tomemos un ejemplo para ilustrar este concepto: el amor de las madres. Cuando una madre buena quiere apasionadamente a su hijo reclama de él una correspondencia proporcional a su amor. Si el hijo “pasa” del amor gratuito de su madre,ésta sufre lo indecible. Porqué amor reclama amor. Y el amor no es objeto de mercantilismo, no se compra y vende sino que se recibe y se ofrece recíprocamente. Si ello ocurre con una madre, que es una criatura y como tal imperfecta,débil y limitada, ¿que debemos pensar del amor infinito de Dios Creador hacia nosotros sus criaturas preferidas y elegidas con ternura desde toda la eternidad ? De esteinefable amor se deduce una exigencia radical de respuesta en positivo. Las tres perícopas (explicar el significado del nombre) de ese fragmento del evangelio, junto con el sermón de la montaña o las Bienaventuranzas, comprimen toda la fuerza de esa exigencia de Jesús que es dulce y exigente a un mismo tiempo. En la primera perícopa Jesús nos advierte que la opción por su seguimiento no esfácil,contando con nuestra proverbial debilidad y egoismo. La segunda va en la dirección de indicarnos la urgencia de tomar la decisión de seguirle : ”Mirad ahora el momento favorable; mirad ahora el día de salvación. (II Co. 6,2). Y en la tercera Jesús nos previene contra las dilaciones a la hora de tomar la gran decisión de su seguimiento. Cuando pasa el amor ofreciendo y nosotros rehusamos, esta ofertaprimera ya es irrepetible. Recordemos aquí el bello pasaje del joven rico: 18 Uno de

los principales le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué he de hacer para tener en herencia vida eterna?» 19 Le dijo Jesús: «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno, sino sólo Dios. 20 Ya sabes los mandamientos: No cometas adulterio, no mates, no robes, no levantes falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre.» 21Él dijo: «Todo eso lo he guardado desde mi juventud.» 22 Al oírlo, Jesús le dijo: «Aún te falta una cosa: vende todo cuanto tienes y repártelo entre los pobres, y tendrás un tesoro en los cielos; luego, ven y sígueme.» 23 Al oír esto, se puso muy triste, porque era muy rico (Lc.18,18-23).
Hasta aquí hemos hablado de la vocación genérica que concierne todos los bautizados. Pero existe luego...
tracking img