Voluntad como fundamento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2397 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 17 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Fernando Savater. Cápitulo Dos: La voluntad como fundamento; Invitación a la ética.

El personaje Faustico ha decidido que en el principio era la acción. Pero ¿qué fundamento tiene el establecimiento de esta afirmación inaugural? Es él quien lo ha decidido porque lo quiere así: se ha decidido a sí mismo al decidirse por la acción. El hombre activo es el hombre que quiere, que desea: elsujeto que afirma la acción como principio es fundamentalmente deseante. La afirmación inaugural de la acción se funda en el querer porque el sujeto que afirma consiste precisamente en su querer, quiere lo que afirma y afirma lo que (y porque) quiere. Volo ergo sum, según el dictamen de Agustín: quiero luego soy. Probablemente la línea más “subversiva” de la filosofía moderna ( Schelling, Schopenhauer,Nietzsche, Stirner, Kierkegaard, Otto Rank, etc…)se centra en el retorno al originario “volo ergo sum” como núcleo más profundo y primigenio de la subjetividad que es el “cogito ergo sum” cartesiano. Quiero antes de ser: pero no pienso, imagino, percibo, calculo o proyecto antes de ser. ¿Por qué? Precisamente porque el primer propósito, el primer anhelo del querer es ser. Querer es querer ser;y-apostillará Nietzsche- querer ser es querer ser más, querer acendrarse y ampliarse más en el ser. En último término, querer es querer ser plenamente, totalmente: ser del todo y el todo. Quiero luego soy porque no quiero primordialmente más que ser y soy mi querer y soy lo que quiero; consisto en querer ser.

Pero el querer, al ejercerse como tal, se determina y cada una de sus determinacionesle limita. El anhelo infinito, aunque no forzosamente “de” infinito, ha de medir su insaciabilidad con objetos siempre finitos, que no son más que lo que son. Objetos que, mientras no se consiguen, permanecen prometiendo, en el dolor de su separación, la plenitud de la insaciabilidad del querer buscar, pero que luego, una vez conseguidos, se fraccionan miserablemente de la totalidad a la que antesel deseo representaban, y dejan fuera de sí todo lo que en ellos verdaderamente podía contar, lo en ellos querido, su tentación.

Una piadosamente hagiográfica anécdota de Séneca, bastante ingenua por lo demás, puede servir ahora de ilustración. Se dice que el joven Séneca tuvo que defender como abogado novicio a un par de huérfanos. La madre, sumamente rica, dejó al odioso padrastro laadministración de su fortuna con la única obligación de dar a sus hijos, cuando ella muriese, “lo que él quisiera”. A la muerte de la madre, el padrastro desheredó, como era previsible, a los niños, y Séneca hubo de recurrir ante los tribunales contra él ateniéndose a la literalidad del testamento. En efecto, la última voluntad de la difunta estipulaba que el padrastro debía dar a los huérfanos “lo queél quisiera”; así, amparado, el cruel heredero se negó a darles nada. Pero Séneca argumentó que lo que el padrastro quería era, sin duda, la riqueza toda de la difunta: y puesto que eso es lo que quería, eso es lo que según el testamento debía entregar a los huérfanos. Como lo quería todo, debía perderlo todo: así estaba literalmente establecido en el documento legal.

Desde un punto de vistajurídico, la triquiñuela no parece demasiado sostenible, ni en la Roma de Séneca, ni en ningún otra parte. Pero como fenomenología del querer, la parábola es válida. Lo que quiero es lo que pierdo: lo quiero porque lo pierdo, lo pierdo porque lo quiero. El furor del querer no puede ser obturado, aquietado, por ninguna cosa, por ningún proyecto, por ninguna identidad. La cosa es lo que es, no difierede sí misma; el querer consiste precisamente en ser lo que no es, en aspirar a ser, negando lo que se es. Lo que quiero, lo quiero como objeto perdido, como ausente: lo quiero como posible; el objeto conseguido es el objeto definitivamente perdido, pues de él desaparece la posibilidad que el querer abría en su necesidad idéntica.

Querer es querer ser: querer ser del todo y el todo. En la...
tracking img