Vuelta al mundo 80 dias

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1909 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La vuelta al mundo en 80 días
Capítulo XV
de Julio Verne

El tren se detuvo en la estación. Picaporte se apeó el primero, y fue seguido de mister Fogg, quien ayudó a su joven compañera a descender al andén. Phileas Fogg pensaba ir directamente al vapor de Hong Kong, a fin de instalar allí convenientemente a mistress Aouida, de quien no quería separarse mientras estuviese en aquel país tanpeligroso para ella.
Cuando mister Fogg iba a salir de la estación, se acercó a él un agente de policía diciéndole:
-¿El señor Phileas Fogg?
- Yo soy.
-¿Es ese hombre vuestro criado?- añadió el agente designando a Picaporte.
-Sí.
-Tened ambos la bondad de seguirme.
Mister Fogg no hizo movimiento alguno que demostrase la menor sospecha. El agente era un representante de la ley, y para todoinglés, la ley es sagrada, Picaporte, con sus hábitos franceses, quiso hacer observaciones, pero el agente le tocó con su varilla, y Phileas Fogg le hizo seña de obedecer.
-¿Puede acompañarnos esta joven dama?- preguntó mister Fogg.
-Puede hacerlo- respondió el agente.
Mister Fogg, Aouida y Picaporte, fueron conducidos a un "palki ghari", especie de carruaje de cuatro ruedas y cuatro asientos,tirado por dos caballos. Partieron sin que nadie hablase durante el trayecto, que duró unos veinte minutos.
El carruaje atravesó primeramente la ciudad "negra" de calles estrechas formadas por unos casuchos donde pululaba una población cosmopolita, sucia y andrajosa, y luego pasó por la ciudad europea, embellecida con casas de ladrillos, adornada de palmeras, erizadas de arboladuras, y que, a pesar dela hora, temprana, estaba ya recorrida por elegantes jinetes y magníficos carruajes.
El "palki ghari" se paró delante de un edificio de apariencia sencilla, pero que no parecía apropiado para usos domésticos. El agente hizo bajar a sus presos- pues podía dárseles ese nombre- y los llevó a un aposento con rejas, diciéndoles:
-A las ocho y media compareceréis ante el juez Obadiah.
Y luego seretiró cerrando la puerta.
-¡Vamos, nos han agarrado! - exclamó Picaporte dejándose caer sobre una silla.
Aouida procurando en vano disfrazar su emoción, dijo a mister Fogg:
-¡Es necesario que me abandonéis! ¡Os veis perseguido por mí! ¡Es por haberme salvado!
Phileas Fogg se contentó con responder que eso no era posible. ¡Perseguido por ese asunto del "sutty"! ¡Inadmisible! ¿Cómo se habían deatrever a presentarse los que se querellasen? Había sin duda alguna equivocación. Mister Fogg añadió que, en todo caso, no abandonaría a la joven y la conduciría a Hong Kong.
-¡Pero el buque se marcha a las tres! -dijo Picaporte.
-Antes de las tres estaremos a bordo- respondió sencillamente el impasible gentleman.
Quedó esto afirmado tan terminantemente que Picaporte no pudo menos de decir parasí:
-¡Diantre, cierto será! Antes de las dos estaremos a bordo.
Pero esto no lo tranquilizaba.
A las ocho y media la puerta del cuarto se abrió. El agente de policía volvió a presentarse e introdujo a los presos en la pieza vecina. Era una sala de audiencias, y había un público bastante numeroso compuesto de europeos y de indígenas, que ocupaba el pretorio.
Mister Fogg, mistress Aouida yPicaporte, se sentaron en un banco frente a los asientos reservados para el juez y el escribano.
Ese juez, el juez Obadiah, no tardó en llegar seguido del escribano. Era un señorón regordete. Descolgó una peluca colgada de un clavo y se la puso con presteza.
-La primera causa - dijo; pero llevando la mano a su cabeza, exclamó : ¡Eh! ¡Si no es mi peluca!
-En efecto, señor Obadiah, es la mía- repuso elescribano.
- Querido señor Oysterpuf, ¿cómo queréis que un juez pueda dictar una buena sentencia con la peluca de un escribano?
Se verificó el cambio de pelucas. Durante estos preliminares, Picaporte hervía de impaciencia porque la aguja le parecía andar terriblemente aprisa en el reloj grande del pretorio.
-La primera causa- repuso entonces el juez Obadiah.
-¿Phileas Fogg? -dijo el...
tracking img