Vxcvxcvxc

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1906 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
MIÉRCOLES, 8 SEPTIEMBRE 2010

O P I N I Ó N

LA VANGUARDIA 17

Tahar Ben Jelloun

eñor presidente, tengo la suerte de gozar de dos nacionalidades: soy marroquí y francés desde 1991. Soy feliz de pertenecer a dos países, a dos culturas, a dos lenguas y lo vivo como un permanente enriquecimiento. Tras sus declaraciones de Grenoble sobre la posibilidad de retirar la nacionalidad francesa atoda persona que cometa un delito grave, siento mi nacionalidad francesa algo amenazada, o cuanto menos fragilizada. No porque tenga intención de caer en la delincuencia y alterar gravemente el orden público, sino porque lo vivo como un ataque al pedestal fundamental del país, su Constitución. Y eso, señor presidente, no es admisible en una democracia, en un Estado de derecho como Francia, quesigue siendo pese a todo el país de los derechos humanos, el país que ha acogido y salvado a cientos de miles de exiliados políticos en el siglo pasado. Usted declaró en el 2004, cuando era ministro del Interior, que “para cada delito debe haber una respuesta firme. Pero esta no puede variar según de dónde se sea, según el carnet de identidad sea francés o no”. El presidente que usted es hoycontradice al ministro que usted fue. Eso me lleva a reflexionar sobre su función y responder tardíamente al debate que uno de sus ministros creyó oportuno lanzar sobre la identidad nacional. La nacionalidad es parte de una identidad. Puede ser doble, como es mi caso. Yo no me veo privado de ninguna de las dos, me sentiría disminuido. Por otro lado, ninguna sociedad es racista en sí misma. Es estúpido einjusto decir que “Francia es un país racista”. Francia, como tantos países, se ve traspasada por tendencias proclives a la exclusión y al racismo, a veces por causas ideológicas y políticas, y en otras ocasiones por razones de enfermedad social, pobreza y miedo. Hacer una amalgama entre inseguridad e inmigración es más que un error, es una falta. El papel de un dirigente político es desalentar,incluso impedir que estas tendencias se desarrollen. Un jefe de Estado no debe reaccionar por sus humores o sus tripas. Al revés, no es un ciudadano que pueda permitirse decir cualquier cosa. Es alguien que debe sopesar sus palabras y medir las consecuenT. BEN JELLOUN, escritor, miembro de la Academia Goncourt

S

Carta al presidente Sarkozy
Entiendo su preocupación por la seguridad. Noencontrará a nadie que defienda a los ladrones que disparan contra agentes de la policía o la gendarmería. Ahí está la justicia para dar una “respuesta firme” a esos delitos; deben ser juzgados sin que sus orígenes, su religión o el color de su piel sean tenidos en cuenta. Si no, caeríamos en el apartheid. Pero la represión no es suficiente. Habrá que ir a las raíces del mal y sanear de manera definitivala dramática situación de las banlieues. Es más fácil suscitar la desconfianza, incluso el odio, al extranjero que el respeto mutuo. Un jefe de Estado no es un policía al que le han mejorado su condición. Es el más alto magistrado, cuyas conducta y palabras deben ser irreprochables. Es el garante de la justicia y del Estado de derecho. Cuando usted, señor presidente, promete arrebatar lanacionalidad a los delincuentes de origen extranjero que pongan en peligro la vida de un policía o de un gendarme, aplica un discurso que la Constitución rechaza. Sabe que la aplicación de una ley como esa, si es votada, crearía más problemas de los que resolvería. No le corresponde a usted lanzar esta amenaza. Señor presidente, usted debe saber sin duda lo que la oenegé Transparence France ha escrito ensu último informe. Por si se le había escapado, le cito una de sus conclusiones: “Francia sigue mostrando una imagen relativamente degradada de su clase política y de su administración pública”. Francia, por otra parte, está clasificada en el puesto núMESEGUER mero 24 del ranking, sobre 180 paíción, para consolidar esta ambición, hay ses, en lo referente a corrupción. que saber tomar altura y no...
tracking img