William ospina

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4643 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
REINVENTAR LA CIUDAD
William Ospina

Alguna vez leí que Cali fue fundada donde hoy se encuentra porque los fundadores consideraron que estaba en un lugar privilegiado, por su cercanía a Quito y a Panamá. Hoy, (cuánto nos hace retroceder el progreso!) nadie en Cali piensa que Quito y Panamá estén cerca. Pero claro, es que ahora hay aviones, prácticamente inaccesibles para el común de losmortales, y en ese entonces a la gente le bastaban sus dos pies, un buen caballo o una buena embarcación para recorrer esas distancias.
Cali fue en otro tiempo no sé si la ciudad más hermosa, pero la ciudad más amable de Colombia, y todavía estaría en condiciones de serlo; Cali fue uno de los más gratos sitios para vivir que pudieran nombrarse. Yo tuve el privilegio de llegar aquí, huyendo con mifamilia de la violencia del centro del país, a comienzos de los años sesenta. En ese entonces no nos llamaban desplazados, pero ciertamente lo éramos. Veníamos de otras bellezas geográficas, aunque más melancólicas, de los abismos de Letras y sus paisajes desdibujados por la bruma, de la tristeza de las campanas entre los pinos de tierra fría y la música campesina de unos cafés a donde entraban loshombres a caballo. Fue para mi desembarcar en la otra cara de la luna llegar a esta ciudad de ceibas y samanes, de palmeras y sol incansable, de atardeceres largos y rojos en los que a cierta hora la brisa empezaba a cerrar sonoramente las puertas, donde había muchachos negros de grandes sonrisas vendiendo mangos y chontaduros en las esquinas, donde abundaba la belleza humana, una belleza complacidaconsigo misma, que no ocultaba su cuerpo, donde todos los seres tenían ritmo y donde el baile ponía en acción el cuerpo entero desde bien temprano.
Para alguien que venía de la montaña y de la violencia, Cali era un mundo lleno de colores, aquí se sentía la diversidad de las razas y de las tradiciones. Para mi fue también pasar de la vida casi rural a la vida urbana, donde la radio efundíafabulosos terrores, llegar a la espaciosa y golosa penumbra de los cines matinales, ver desde las terrazas de Guayaquil, cerca de mi colegio de franciscanos, la progresión de los barrios hacia el horizonte de la llanura, sentir los desmesurados basurales de la galería, vivir los largos recorridos en bus por los barrios que nunca terminan y los paseos de domingo que congregaban a centenares de personasa orillas de los ríos más frescos del mundo, bajo árboles enormes, oyendo en la lejanía casetas llenas de mambos y pachangas, de los merengues traviesos de Pacho Galán y de la emoción contagiosa de Lucho Bermúdez. Desde los humildes negocios de barrio donde mi hermano y yo devoramos toda la mitología de las historietas de los años sesenta, hasta los largos campos de fútbol a donde iban enexcursión los colegios a celebrar sus campeonatos, desde las piscinas de baldosas ardientes hasta las ventas de hojuelas y de algodón rosado en las ferias de diciembre, Cali estaba infinitamente viva, y un laberinto de ruedas de Chicago, circos pobres y túneles del terror nos marcaron la vida para siempre. Por eso en cuanto pude volví a Cali, a acabar de educar el corazón en las fiestas de la amistad y enlos banquetes de la inteligencia de los años setenta.
Ustedes estarán por decirme: caballero, no lo invitamos a que nos hable de sus emociones sino del papel de la ciudadanía en la reinvención de la ciudad. Pero yo pienso responderles que si bien de este tema es posible y necesario hablar en términos técnicos y políticos, en primer lugar hay que hablar en términos humanos, porque una ciudadpuede ser asunto de leyes y de presupuestos, de normas y de inversiones, de planeación y de fiscalización, pero es en primer lugar un asunto de vida y de convivencia, de felicidad y de belleza. Lo primero que he venido a decir es que nunca he conocido una ciudad tan propicia para la vida y para la amistad, para la creación y para la celebración, para las pasiones personales y para los sueños...
tracking img