William pescador

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (691 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El imperio ah caído en manos de los niños. Recorremos el departamento abandonado como un ejército que recoge las armas del enemigo que escapa. En la alcoba vacía de nuestra madre enfrentamos lainmensa tarea que nos espera. La cama está deshecha y su y su confusión evoca el trato de los cuerpos. Olvidamos a nuestros servidores y dejamos maltrechas varias tribus indias, arrastradas tras el pasode las pijamas mullidas de orines. A esa edad seguimos gozando d la incontinencia nocturna.
Ya van a cumplirse doce horas desde la partida de nuestra madre y la ama de llaves no aparece. Milda mimadre, había reclutado a Felicidad en una agencia. Le gustaron sus ojos azules de Felicidad. Le sorprende esa claridad en una empleada doméstica. Milde explico a felicidad sus obligaciones domesticas.Le dijo que un amigo el doctor Fangloire, de encargaría de cumplir con todas y cada una de las necesidades domesticas.
Felicidad me entregaba la carta semanal de Milde con una pompa digna de mayordomoingles que francamente no iba con ella. En el momento que Felicidad me mostro el sobre y mostro la carta, me sorprendió una temblorosa y desconocida caligrafía. No era una carde de Milde era unacarta de el abuelo Bob, donde le decía que era muy doloroso para el informarle que su madre había muerto y que era necesario que fuera a Atiantic City a recoger su herencia. El hilo de la fortunaenredó a Felicidad la muerte de Milde y sus prestigiosas consecuencias dieron un nuevo valor a su vida.
Poco después de la partida de Milde, en ocasiones, yo había amagado a la criada con envenenarme.Pero revertí el temor de felicidad. Era ella quien quería envenenarme. Un día yo platicaba con el doctor Fangloire, es donde el me dice que Felicidad ira a Atlantic City a recoger mi herencia. En esemomento la creada me agarro del pescuezo y el doctor de precipitó para marrarme a la silla. La mufla de la panadería estaba en su punto para hornearme y dejarme en calidad de pan dulce. La pareja...
tracking img