Ya no seas codependiente

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 320 (79912 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]

www.vivirlibre.org

YA NO SEAS CODEPENDIENTE

Melody Beattie

Cómo dejar de controlar a los demás y empezar a ocuparse de uno mismo.

No es fácil encontrar la felicidad en nosotros mismos, y no es posible encontrarla en ninguna otra parte.
Agnes Repplier, The Treasure Chest.

Por ayudarme a hacer posible este libro, le doy las gracias:

A Dios, a mi madre, a David, amis hijos, a Scott Egleston,
a Sharon George, a Joanne Marcuson y a toda la gente
codependiente que ha aprendido de mí y que me ha
permitido aprender de ella.

Este libro me lo dedico a mí.

Índice

Introducción.

[pic]

Mi primer encuentro con codependientes fue a principios de la década de los sesenta. Esto sucedió antes de que a la gente atormentada por la conducta de otraspersonas se le llamara codependiente, y antes de que a la gente adicta al alcohol y a otras drogas se le etiquetara como dependiente químico. Aunque yo no sabía qué eran los codependientes, generalmente sí sabía quiénes eran. Siendo yo alcohólica y adicta, pasaba como una tormenta por la vida, haciendo a otros codependientes.
Los codependientes eran una molestia necesaria. Hostiles, controladores,manipuladores, indirectos, productores de sentimientos de culpa, era difícil comunicarse con ellos, en ocasiones resultaban verdaderamente odiosos y constituían un obstáculo para mi compulsión de “elevarme”. Me detenían, me escondían las pastillas, hacían gestos de desagrado, me tiraban el alcohol por el fregadero, trataban de impedir que consiguiera más drogas, querían saber por qué les estabahaciendo esto a ellos y me preguntaban qué me pasaba. Pero siempre estaban ahí, listos para rescatarme de los desastres que yo me fabricaba. Los codependientes en mi vida no me entendían, y yo tampoco los comprendía a ellos.
Mi primer encuentro profesional con codependientes ocurrió años después, en 1976. Para ese entonces en Minnesota, los adictos y alcohólicos se habían vuelto dependientesquímicos, a sus familiares y amigos se les llamaba los otros significativos y yo era una adicta y alcohólica en recuperación. En esa época, trabajaba también como consejera en el campo de la dependencia química, esa vasta cadena de instituciones, programas y agencias que ayuda a que la gente con dependencias químicas se alivie.
Como soy mujer y la mayoría de los otros significativos en esetiempo eran también mujeres, y como tenía menos antigüedad y ninguno de mis compañeros de trabajo quería hacerlo, mi jefe en el centro de tratamiento de Minneapolis me pidió que organizara grupos de apoyo para las esposas de los adictos que estaban participando en el programa.
Yo no estaba preparada para esa tarea. Todavía encontraba a los codependientes hostiles, controladores, manipuladores,indirectos, provocadores de sentimientos de culpa, me era difícil comunicarme con ellos, y más.
En mi grupo, veía personas que se sentían responsables del mundo entero, pero que se rehusaban a asumir la responsabilidad para conducir y vivir sus propias vidas.
Vi personas que constantemente daban de sí a los demás pero que no sabían recibir. Vi a otros dar hasta sentirse iracundos, exhaustos yvacíos del todo. Vi algunos dar hasta darse por vencidos. Llegué incluso a ver a una mujer dar y sufrir tanto que murió de “vejez” y por causas naturales a los 33 años. Era madre de cinco niños y esposa de un alcohólico que había sido enviado a prisión por tercera vez.
Trabajé con mujeres expertas en cuidar a todo el que se encontraba a su alrededor, y aun así estas mujeres dudaban de su capacidadpara cuidar de sí mismas.
Vi personas que eran tan sólo cascarones, que corrían sin pensar de una actividad a otra. Vi a los siempre complacientes, a los mártires, a los estoicos, a los tiranos, vi personas como enredaderas marchitas, enredaderas colgantes, y, tomando una línea de H. Sackler en su obra The Great White Hope (La gran esperanza blanca), vi “rostros arrebatados que denotaban...
tracking img