Yo habito un mundo que me habita

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (367 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Yo habito un mundo que me habita

He elegido este título por la Habitación propia de la que en el siglo pasado nos habló particularmente a las mujeres Virginia Woolf. Elijo desde esta trincherahablar.

…Que me deleitó la sensatez y sentimiento con la que el maestro Loveland nos expuso en su discurso de qué sirve hablar, enseñar, amar y vivir con, en y para la literatura. Me recuerda aKafka, a su Proceso, desde el cual pienso esta contradicción que se experimenta al hablar de literatura Vs. Escuela. Holden Caufield nos podría describir esto mejor que nadie… Pienso en la Levedad del serde la cual muchos maestros no han escuchado hablar y desde la única que es posible enseñar la pasión por leer; lo que también me recuerda a La mano de la buena fortuna que no han tenido al conocer aun ser como Pavić. Viene a mi memoria el Atlas descrito por el cielo que por los ojos de todos los chicos debería ser descubierto... De las maravillas con que se encontrarían A través del espejo. Enque es importante cruzar por El laberinto de la soledad hasta poder llegar incluso a Los Recuerdos del Porvenir… Comprender y conocer Las buenas conciencias y que Pedro Páramo nos consiga explicar quéhacemos buscando nuestra historia y cuál es nuestra verdadera realidad… No quedarnos habitando un Mundo Feliz sin conocer en él La Tempestad, sería Crimen y Castigo… Confieso que he vivido, que heleído Cuartos para gente sola, que para mí La vida es sueño, …Y así que pasen cinco años… pero que no pasen así sin más como un País de sombras largas… Miserables sin El Perfume que sólo mediante losmundos posibles nos enseñan a respirar.
Sentir la Seda de las palabras; que esto no sea simplemente un Ensayo para la ceguera y vivir Cien años de soledad…No, el mundo en el que habito debe ser vividomás de cien años, ¡siglos!… Comienza con El Gilgamesh, acaba con Rayuela, nunca con la palabra “fin”. Creo que eso es lo único que quisiera decirles a mis alumnos, si aún estuviera dentro de un salón...
tracking img