Yo soy

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1457 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Era una mañana de lunes. Dania, vestida como de costumbre, con jeans y una polera negra, camina por la calle rumbo a la plaza de la ciudad. Cruza rápidamente la plaza sin tomar atención a lo que pasa a su alrededor. Luego, llega a su destino. Sube las gradas del templo de Santa Clara, en la puerta se encuentra el sacerdote, un hombre alto, robusto y rubio, quien acomoda pacientemente una figurasde santos y ángeles que pueden ser intercambiados por unas monedas. Sin pensarlo, Dania saca de su bolsillo unas monedas y las coloca en el ánfora de limosnas, y toma una figura de un ángel.
Dania, nerviosa decide entrar en aquel templo. La ansiedad invade su cuerpo, el aroma a incienso del templo la tranquiliza un poco y la poca iluminación de las velas alumbran su camino. Las grandes luces deltemplo estaban apagadas, pues al no haber misa que celebrar, no había motivo para encenderlas.
Lentamente, Dania se dirige hacia el atrio principal del templo. Pero, camina hasta la puerta que conducía a la sacristía, ella, empuja la puerta suavemente, asoma su cabeza para ver el interior y lo encuentra.
Ángel, estaba sentado en un escritorio, vestía un hábito o sotana color vino. Él escribíadedicadamente, Dania presumidamente, pensó que quizás esas palabras hablaban de ella, se mordió los labios ante de ingresar en aquel recinto, entonces entró.
Avanzó lentamente hasta donde estaba Ángel. Cuando ella se acercó a la mesa sonde él estaba sentado, se detuvo un momento a mirarlo, y él subió tímidamente la cabeza y en un instante se miraron fijamente.
Ella, se sentó a su lado e intentóver qué era lo que estaba escribiendo, no lo logro. Ella bajó la mirada y vio la mano derecha de Ángel, retraídamente la tomó. Ella se levantó del asiento y condujo a su Ángel hacia una puerta que conducía al convento.
Ángel no se resistió y ambos ingresaron en el convento.
La primera puerta de la derecha era la sala de oraciones, donde el único testigo sería una cruz vacía. Ellos entran en lahabitación, la luz de las pocas velas y la angosta ventana iluminaban la imagen la cruz, que estaba sobre una mesa la que estaba cubierta con un mantel blanco casi transparente.
Aún tomados de la mano, se miran, cuando de pronto se oyen unos pasos, Dania se apresura en esconderse, y se mete de bajo de la mesa. Martín, que al igual que Ángel, también era seminarista, pregunta a su amigo la razón porla cual se encontraba en ese lugar, pues no era hora de rezar las oraciones matinales, puesto que eran ya las nueve de la mañana. Ángel, titubeó, y aunque con inseguridad, respondió que necesitaba estar ahí, pues había algo vital para él en esa habitación. Su rostro mostraba la imperante necesidad por que el intruso se fuera.
Martín, sin hacer más preguntas, y convencido por la expresión de suamigo, se retiró del lugar.
Dania, después de que su Ángel cerrara la puerta, salió de su escondite y se paro al lado de su Ángel. Sin previo aviso acercó sus labios a los de su ángel y en un fugaz beso expresaron todo lo que sus almas albergaban. Jamás, en el templo se había manifestado tal expresión de sincero amor.
Rápidamente, ella salió sin ser vista de aquella habitación, atravesó el temploy salió corriendo.
Segundos después Ángel salió tras ella, pero era tarde, Dania se había ido.
Días después, el sacerdote en misa dice:
-Hermanas y hermanos. Estamos hoy aquí para honrar la memoria de una de nuestras hermanas: Dania, fue excelente hija. Su recuerdo permanecerá en los corazones de quienes la amaron.
Dios la tenga en su gloria.
Demos la bienvenida a uno de los hermanos que hoyse unirá a Dios, por que eligió la vida sacerdotal. A partir de la próxima semana el padre Ángel recibirá las confesiones.

El señor Duné, conducía su máquina con celeridad a través del camino de piedra que conectaba el pueblo de Taípa con el de Portai. Encabezaba una caravana de seis grandes vehículos de carga que debían ir a recoger la entrega de carbón que los esperaba en su destino. Tenía...
tracking img