Yocasta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1278 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿Víctima o victimaria?

¿Qué es esa misteriosa fuerza que nos hacer tener compasión por los hechos trágicos ajenos? Puede ser el que nos sentimos identificados, nuestra empatía, o nuestro deseo de paz para los demás. En el libro Edipo Rey, vemos a Yocasta, madre de Edipo, siempre como una víctima dentro de ésta tragedia, como una madre destrozada por abandonar a su hijo, y sufrimoscuando ella se entera del incesto que ha cometido. Pero alguna vez nos hemos preguntado, ¿hasta qué punto fue perjudicada? ¿Existen suficientes argumentos para inculpar a Edipo por su matrimonio? Hoy pretendemos analizar la culpabilidad de Yocasta en la tragedia, en su unión con Layo y luego con Edipo, los trastornos mentales que pudieron haberla afectado e incluso su determinación de ahorcarse.Edipo nación en Tebas, en el palacio real. Por la profecía de que Layo sería asesinado por el hijo que tuviera, una vez que Yocasta dio a luz, ella lo entregó a un siervo de la casa para que lo abandonara en un cerro. [1] Antes de eso, Yocasta mandó a que le perforaran los pies a fin de que nadie lo quisiera recoger y aceptar como hijo. “Un delgado hierro que le atravesaba los pies le ataba lasextremidades” [2] Esto sin duda nos muestra que el sentimiento maternal de Yocasta es pobre y mediocre, ya que ella no tuvo el valor para pelear por su hijo, ni sacrificarlo personalmente, ni ver cuando un siervo lo hacía. Se limitó a dar órdenes y disfrutar el poder y prestigio que esto le otorgaba. Luego, cuestionamos la lealtad de Yocasta hacia su difunto marido Layo y la unión con éste. Éstaunión tiene varias versiones, para Eurípides, fue el deseo y la inconsecuencia de Layo[3], otra versión cuenta que además de embriagado, Layo se sentía solo y viejo y quería rápido alguien para crear descendencia, a pesar del oráculo. Al ocurrir esta unión nos cuestionamos el pensamiento de Yocasta, quizás pensó que la voluntad de los hombres podía cambiar el parecer de los dioses, que lasdivinidades son susceptibles a ser engañadas por el hombre, y muchos más.
Volviendo al tema anterior, la historia de Yocasta es congruente antes nuestros ojos: cuando se entera de que estaba casada con su hijo, sufrió tal angustia que no pudo soportarlo y se ahorcó. Mientras analizábamos el relato, nos fuimos percatando el sinfín de elementos que apuntan a que Yocasta no era una blanca palomadentro de los problemas que experimentó Edipo, y que en algún momento estuvo conciente de todo lo que sucedía a su alrededor.
Primero, observamos el elemento matriarcal en la sucesión del trono de Tebas. En la organización política de las polis o ciudades griegas, existían estos elementos y propiedades matriarcales, que tenían que ver con la sucesión de los reinos y legados mediante elmatrimonio de la viuda del rey o la hija de éste. Es el elemento matriarcal el que explica varios relatos de la época, como la Odisea, donde un alto número de ciudadanos de Ítaca se presentan para ofrecer su mano a Penélope, la cual era la supuesta viuda de Ulises, para acceder al trono. Sófocles en Edipo Rey no pasa por alto estos elementos, y se ve cuando Creonte ofrece la mano de su hermana y el reinode Tebas a aquel que pueda descifrar el enigma de la Esfinge. Edipo, al casarse con Yocasta, le aseguraba a ella una vida de comodidades y lujos dignos de una reina, razón por la cual, si Yocasta hubiese sabido que Edipo era su hijo, bajo ninguna circunstancia le convenía alzar la voz ante tremenda atrocidad ya que ella perdería todo lo ganado hasta el momento. Queremos restarle la culpa a Edipode esta situación, ya que para él los elementos de duda no existían ni eran operantes en esos momentos.
En épocas muy tempranas en la civilización griega, observamos un fuerte repudio del incesto, que proviene de costumbres de la realeza egipcia. Ningún tirano o rey, por más poder que tuviese, podía pasar sobre esa limitante sexual.
En Edipo Rey, se nos muestra una Yocasta ingenua ante...
tracking img