Yooo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 183 (45717 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
1

LAS MUERTAS

OBRAS DE JORGE IBARGÜENGOITIA JORGE IBARGÜENGOI TIA

Las muertas

JOAQUÍN

MORTIZ



MÉX ICO

2

Algunos de los acontecimientos que aquí se narran son reales. Todos los personajes son imaginarios.

Diseño de colección: Pablo Rulfo y Teresa Ojeda / Stega Diseño Ilustración de portada: Joy Laville Fotografía del autor: Archivo Joy Laville

JorgeIbargüengoitia, 1977 Herederos de Jorge Ibargüengoitia D.R. ® Editorial Joaquín Mortiz, S. A. de C.V. Editorial Planeta Mexicana, S.A. de C.V. Avenida Insurgentes Sur núm. 1162 Colonia del Valle, 03100 México, D.F.

Edición original [Nueva Narrativa Hispánica]: 1977 Primera edición en Obras de Jorge Ibargüengoitia: 1988 Decimanovena reimpresión: noviembre del 2000 ISBN: 968-27-0291-7

Ninguna parte de estapublicación, incluido el diseño de la cubierta, puede ser reproducida, almacenada o transmitida en manera alguna ni por ningún medio, sin permiso previo del editor.

3

1 LAS DOS VENGANZAS

1
Es posible imaginarlos: los cuatro llevan anteojos negros, el Escalera maneja encorvado sobre el volante, a su lado está el Valiente Nicolás leyendo Islas Marías, en el asiento trasero, la mujer mirapor la ventanilla y el capitán Bedoya dormita cabeceando. El coche azul cobalto sube fatigado la cuesta del Perro. Es una mañana asoleada de enero. No se ve una nube. El humo de las casas flota sobre el llano. El camino es largo, al principio recto, pero pasada la cuesta serpentea por la sierra de Güemes, entre los nopales. El Escalera detiene el coche en San Andrés, se da cuenta de que los otrostres se han quedado dormidos, despierta a la patrona para que pague la gasolina, y entra en la fonda. Almuerza chicharrones en salsa, frijoles y un huevo. Cuando está tomando la segunda taza de café entran los otros tres en la fonda, amodorrados. Los mira compasivo: lo que para él es el principio del día es para los otros el final de la parranda. Ellos se sientan. El capitán actúa con cautela, lepregunta a la mesera: —Dígame qué tienen que esté muy sabroso. El Escalera se levanta, sale a la calle y da vueltas en la plaza con las manos en los bolsillos, paso largo y muy lento y un palillo de dientes en la boca. Se abrocha la chamarra, porque a pesar de brillar el sol sopla un vientecito helado. Se detiene a ver unos boleros que arrojan tostones contra la pared en un juego de rayueladiferente al que él conoce. Sigue su paseo reflexionando si los habitantes de Mezcala son más brutos que los del Plan de Abajo. Se detiene otro instante a leer el letrero que hay en el monumento a los Niños Héroes —"Gloria a los que murieron por la Patria. . . "— y ve salir de la fonda a sus tres pasajeros — "la carga", en lenguaje de choferes—: el capitán y el Valiente con ropa de civil que conservarastrojos del uniforme, como la camisola verde olivo del segundo y las botas de caballería del primero, y Serafina, vestida de negro arrugado, que pela la pierna morena y enseña el sobaco al subir en el coche. Una vez los tres se han acomodado, tocan el claxon perentoriamente para que el chofer venga a manejarles. Siguen su camino que pasa por parajes famosos: por Aquisgrán el Alto —"SeñorPresidente, nos robaron el agua", dice un letrero en la entrada— en donde a Serafina se le antoja un refresco, por Jarápato en donde el Escalera hace un alto para echarle un peso a la alcancía de una iglesia que se construye con limosnas de choferes, por Ajiles en donde compran quesos; al pasar frente al cerro del Cazahuate, el capitán pide que se pare el coche para bajarse a orinar —"echar una firma",dice— y en San Juan del Camino, que tiene una virgen milagrosa, se detienen a descansar. Serafina entra en el templo (después se supo que encendió una vela, pidió de rodillas a la Virgen buena suerte en la empresa y en agradecimiento anticipado clavó en el terciopelo rojo un milagro de plata en forma de corazón, como si ya se lo hubiera concedido). Mientras tanto los tres hombres se sientan en...
tracking img