Zalacain el aventurero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 37 (9021 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
AUTOBIOGRAFÍA
DE
PIO BAROJA
" A mí me interesa mucho la raza, tanto en un hombre como en un animal", escribió en sus Memorias Pío Baroja después de hacer la enumeración de 5115 apellidos, todos ellos vascos, menos uno.
"He nacido en San Sebastián el 28 de diciembre de 1872 en casa número 6 de la calle Oquendo, casa que había construido mi abuela, doña Concepción Zormoza", prosigue en lascitadas Memorias, en que se explaya largamente sobre su familia y todas las circunstancias de su infancia y. primera juventud. Su padre fue don Serafín Baroja, reputado ingeniero de minas, músico y compositor, quien tuvo a su cargo la explotación de las minas de cobre de Riotinto, antes de 1873, año en que el capital inglés, atraído por la fabulosa riqueza del mineral, tomó posesión de la empresa.Definiendo el carácter de sus progenitores, dice Baroja: "Mi padre era hombre alegre y bondadoso, muy preocupado de la opinión de sus antiguos amigos y bastante despreocupado para las cosas propias. Tenía fama de original y era de temperamento bohemio y de carácter algo arbitrario... Mi madre, Carmen Nessi y Goñi era de Madrid, y se casó a los diecisiete años. Le llevaba, mi padre, nueve. Tenía unfondo de renunciación y fatalismo. Había algo en su silueta de estampa italiana, y en su espíritu algo de mujer educada en ambiente protestante y puritano
De niño, Baroja presenció los horrores de la guerra carlista y en sus pupilas quedó grabado el espanto de las caravanas de presos, que, rodeados de curas, de carabineros y disciplinantes, eran llevados al patíbulo. Obtenida su licenciatura,estuvo un tiempo indeciso sobre qué carrera seguir, y se resolvió finalmente por la medicina. Después de recibir su título en Madrid, en 1893, ejerció por dos años su profesión en el pueblo de Cestona, en la provincia de Guipúzcoa. Pero su temperamento nervioso no se avenía con la tranquilidad monótona del lugar y, un buen día, se dirigió a Madrid, decidido a abandonar su profesión. Allí se asoció consu hermano Ricardo, quien llegó a ser más tarde un pintor de fama, para explotar un negocio de panadería. Por aquel tiempo, había comenzado a apuntar en él la afición a escribir, afición respecto de la cual comentó más tarde: "Soy un hombre de acción que ha debido, a raíz de su fracaso como tal, contentarse con hacer novelas, porque las novelas constituyen todavía un 'poco, de la vida deaventuras.
En 1900 publicó sus primeras obras: "Vidas sombrías" y "La Casa de Aizgorri". En 1901 apareció "Aventuras, inventos y miixtificaciones de Silvestre Paradox". Ninguna de las tres logró despertar comentarios que dejasen traslucir la nombradía que más, tarde iba a conquistar el autor. Pero, en 1902, la aparición de "Camino de Perfección" produjo de inmediato un enorme revuelo. La crítica, unánime,destacó la presencia de un nuevo valor literario, que inmediatamente fue solicitado por el periodismo.
Azorín fue el primero que acogió con entusiasmo sus libros, y lo llevó como crítico de teatros a "El Globo".
"Los compañeros de Baroja, escribió entonces Azonrín, quisimos que el escritor vasco se encargase de la crítica de teatros, porque conocíamos su independencia inflexible y deseábamosque en la crítica de teatros- tan sumisa frecuentemente a diversas influencias- se ejercitase el libre criterio de nuestro compañero".
Baroja asumió su papel de crítico en medio de una expectación' general. A poco, escribió, refiriéndose a un estreno reciente de los hermanos Alvarez Quintero: "Hay siempre en sus comedias y sainetes un fondo de moralidad burguesa, un vuelo de fantasía tan corto, quemolesta. Así como la corriente íntima que anima las obras de los señores Quintero me parece pobre y sin alientos, así también la parte exterior, la pintoresca, me resulta muy agradable y entretenida".
Este juicio certero, frío y desprejuiciado, del periodista novel le consagró como crítico incorruptible y acerbo.
En 1903 publicó "Idilios vascos" y "El Mayorazgo de Labraz", novela esta última...
tracking img