Zapata

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (452 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
“La Tierra del Jefe”

El día 12 de enero, salimos muy temprano en el camión de la escuela; nuestro destino: Morelos. Hacia mucho frío, había algo de tráfico y a decir verdad todos tenían cara dedormidos. Después de 2 horas de camino llegamos a un pequeño pueblito llamado Cuautla, el cual la verdad yo no tenia idea de que existía. Al llegar me llamó la atención un letrero muy grande que decía“La Tierra del Jefe”, así era como la mayoría de sus habitantes le decían ya que era efectivamente la tierra de Emiliano Zapata.
Lo primero que hicimos al llegar fue ir a un museo, un museo muypequeño en Anenecuilco el cual estaba ubicado justo a lado de la casa donde él vivía. Solo eran ruinas, ruinas con una gran historia. Al entrar al museo nos dieron un recorrido muy interesante sobre su vidaasí como sobre sus logros y fracasos. Al terminar, nos dirigimos a mi parte favorita, a visitar a una persona muy amable, platicadora, conocedora, inteligente, amena, buena persona, líder entre otras;el nieto de Emiliano Jorge Zapata. Nadie sabia a donde íbamos ni con quien ni cuanto tardaríamos. Llegamos a una cancha de fútbol, la cual era enorme. De pronto llego un señor vestido con unosvaqueros, unas botas picudas, un sombrero y una camisa. De inmediato pensé que era un campesino que nos platicaría algo mas de Emiliano, pero al decirnos su nombre me asombre mucho; tanto que no podíacerrar la boca. Todos le hicieron preguntas, y al terminar nos tomamos fotos con el.
Después de estar con el nieto de Zapata, nos dirigimos a la ex-hacienda donde fuera acribillado. Esta hacienda estabaubicada en Chinameca, era una hacienda bastante grande la cual contaba con un museo dentro. Al llegar conocimos a un señor ya grande, que tuvo la oportunidad de platicar con una persona del ejercitode Zapata. El, nos relato acerca de como fue su muerte, nos canto un corrido inventado por el y nos regaló piedras de la “buena suerte”.
Casi era hora de irnos, pero antes visitamos otro pequeño...
tracking img