Zombies

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 32 (7891 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Revista Iberoamericana, Vol. LXXV, Núm. 227, Abril-Junio 2009, 333-347

ETNOLOGÍA FICCIONAL. BRUJOS, ZOMBIS Y OTROS CUENTOS CARIBEÑOS
POR

PAOLA CORTÉS-ROCCA San Francisco State University

1. FICCIONES CIENTÍFICAS En 1940, la revista The Weekly Magazine publica un artículo periodístico firmado por Inez Wallace y titulado “I Walked with a Zombie”.1 Utilizando la voz de la cronista queinvestiga e intenta ofrecer información, Wallace se propone confrontar a todos aquellos que –como antes le había ocurrido a ella misma– escuchan las historias sobre zombies con una sonrisa de incredulidad. “I Walked with a Zombie” es un artículo periodístico, una investigación sostenida en la lectura y en la recolección de testimonios y, fundamentalmente, un texto argumentativo que se propone demostrarque “the weird legend of the zombie is more than a legend” (Wallace 96). El artículo es, además, una crónica de viaje, no sólo en tanto da cuenta del desplazamiento de la cronista sino en tanto propone o refuerza diferencias territoriales y culturales ya existentes y explica, a los que están acá, lo que ocurre allá. Lo que está acá es “our highly civilized United States” y desde acá se origina elviaje de la cronista hacia allá, hacia el territorio del misterio y de la magia que es Haití. Es también acá, donde está la escritura y la lectura sobre ese espacio –“I have read of zombies in more books than one”, aclara la cronista–; es también acá donde se consignan los relatos de las “indisputable sources”: “weird tales from the lips of white men and women whose word I could not doubt”,palabras blancas que explicarán las acciones mágicas y misteriosas de los negros. Si bien el artículo de Wallace pertenece al género de crónicas que se publican en los medios masivos, el texto ensaya todos los gestos del protocolo etnológico que hunde sus raíces en el siglo XIX: un yo que está acá, del lado de la civilización,
1

Desde 1911 y hasta la década del 60, la Hearst Corporation publica TheAmerican Weekly, una revista que se incluye como suplemento en el diario del domingo. Una suerte de precursora de National Enquirer, The American Weekly tenía aproximadamente 50.000.000 de lectores y presentaba historias de muerte y suspenso acompañadas de imágenes e ilustraciones de corte sensacionalista. El artículo de Inez Wallace fue tomado dos o tres años más tarde por como base del guión dela película de Jacques Tourneur que lleva el mismo título.

334

PAOLA CORTÉS-ROCCA

el saber y la escritura y que desde ahí se sostiene en la observación de campo y los testimonios autorizados para dar cuenta de un otro signado por la pura diferencia, una diferencia que básicamente tiene que ver con la negación de la racionalidad occidental y que se hunde en el terreno de la magia y lasprácticas exóticas. Publicado a principios de la década del 40, el artículo de Wallace puede leerse como el reverso exacto de lo que constituye el programa de la vanguardia negrista en el Caribe, como contrapunto de, por ejemplo, Los cuentos negros de Cuba, que Lydia Cabrera publica en la misma época, primero en París y luego en La Habana. Publicado en 1936 por la editorial Gallimard, el libro deCabrera señala ya desde su título –Contes nègres de Cuba– que se trata de una ficción. Son cuentos publicados primero en revistas literarias francesas como Le Nouvelles Littéraires o Cahiers du Sur. La edición en castellano, realizada cuatro años más tarde en Cuba, incluye un prólogo firmado por Fernando Ortiz, el autor de Los negros brujos. Ortiz prologa el libro del Cabrera, del mismo modo queCésare Lombroso había prologado el suyo. La firma de ambos prologuistas –la de Lombroso en Los negros brujos y la de Ortiz en Los cuentos negros de Cuba– señala la pertenencia de ambos textos a un campo específico. Con su prólogo, Lombroso celebra y autoriza el ingreso de Ortiz al campo de la criminología; Ortiz hace exactamente lo contrario con el texto de Cabrera. El prólogo y la firma de Ortiz están...
tracking img