Zoncera n1 n2

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1219 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
) ZONCERAS SOBRE EL ESPACIO

Zoncera N° 2

"EL MAL QUE AQUEJA A LA ARGENTINA ES LA EXTENSIÓN"

Fue también Sarmiento quien enunció esta zoncera que está en el primer capítulo de

Facundo. Veremos, al considerarla, que ella estaba vigente, como la de Civilización y barbarie, antes

que Sarmiento le diera forma literaria, pues ya regía el pensamiento de directoriales y unitarios. Esque Sarmiento tenía más talento que los otros y supo sintetizar en "principios" el sistema mental de

los anteriores unitarios de los que lo separaban sólo estilos y modales, cosa que él mismo destacó

talentosamente en su descripción del unitario clásico. Difería de ellos, más que en el fondo, en eso

de ser a "la que te criaste", a pesar de doña Paula, que lo quiso sacar modosito, y de élmismo, en

cuanto se propuso —ya lo veremos— como niño modelo.

Recordemos en obsequio de esta zoncera que un rey de Francia se deshizo del Canadá

considerándolo un simple montón de nieve, y que los norteamericanos, que ahora se afanan por

asegurar su dominio en el Ártico, rechazaron humorísticamente por boca del Presidente Taft el

Polo Norte que les ofrecía su descubridor, Peary.No es un hecho excepcional que un país haya renunciado o negociado un territorio, pero

esa política ha estado siempre dictada por motivos circunstanciales. En ningún país ha regido

como principio que la extensión en sí se considere un mal: por el contrario, el principio ha sido el

inverso, pues el mal consiste en la falta de extensión.

Desde Alejandro hasta Hitler con su "anchluss",pasando por el Imperio Británico, la

España donde no se ponía el sol y el destino manifiesto de los norteamericanos, todos los países han

tendido a ampliar su espacio. Y no sólo los Imperios, pues los débiles siempre afirmaron su

irredentismo de lo perdido; así Italia con su Trento y Trieste, ahora los árabes con lo suyo y con lo

suyo los israelíes, los griegos en Chipre. Y volviendoa los Imperios los rusos comunistas —como

los rusos zaristas— con la Mongolia y la Manchuria, en su marcha hacia los estrechos y las

fronteras de la India, y los chinos con el Tibet..., y Andorra y San Marino con algunas casas de la

vecindad.

Sólo nosotros, los argentinos, hemos incorporado la idea del achicamiento como un bien

necesario en nuestra política territorial. Relacionadesto de que "el mal que aqueja a la Argentina es

la extensión" con lo de "la victoria no da derechos" o lo de "la libre navegación de los ríos" que

vendrá más adelante, y percibiréis toda una política cultural de indefensión, de incapacidad

intelectual para concebir la grandeza sobre la base de pueblo y territorio y sobre un concepto

tradicional de soberanía.

¡Oh, sí! Gastad enaviones, en tanques, en cohetes, en formaciones militares y navales, pero

al mismo tiempo sembrad estas zonceras y habréis comprobado la indefensión que se nos crea, la

incongruencia de toda política nacional cuando ésta reposa en la previa derrota sembrada en el

espíritu de los defensores, por la escuela, la universidad, el libro, las cátedras, la radio, la televisión

y los propiosinstitutos militares, navales y aeronáuticos, que comienzan por subestimar el propio

territorio.

Entonces comprenderéis que un Vicepresidente de la República, Julio A. Roca, haya dicho

que "la Argentina forma parte virtualmente del Imperio Británico", y que otro Presidente, el

General Aramburu, haya sostenido que el imperialismo no existe en la Argentina, en un mundo

conmocionado por lasfricciones recíprocas entre los imperios o de los imperios con los países

dependientes. ¿Cómo puede comprender las formas sutiles de la política moderna de derogación

de la soberanía quien profesa la grosera y elemental aceptación de la disminución de territorio y

pueblos por la aplicación sistemática y reiterada de esta zoncera?

De esta zoncera en adelante se le enseña al argentino...
tracking img