Zoo humano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 40 (9919 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Desmon Morris El Zoo Humano
CAPITULO IV
Grupos propios y grupos extraños
Pregunta: ¿Qué diferencia hay entre unos nativos negros que degüellan a un misionero blanco y
una chusma blanca que lincha a un negro indefenso? Respuesta: Muy poca..., y, para la víctima, ninguna
en absoluto. Cualesquiera que sean las razones, las excusas, los motivos, el mecanismo básicode
comportamiento es el mismo. Ambos son casos de miembros del grupo propio atacando a miembros del
grupo extraño.
Al abordar este tema, nos estamos introduciendo en un terreno en el que nos resulta difícil
mantener nuestra objetividad. La razón es evidente: todos nosotros, cada uno de nosotros, somos
miembros de algún particular grupo propio, y se nos hace difícil contemplar losproblemas del conflicto entre
grupos sin tomar partido, aun inconscientemente. Hasta que yo haya acabado de escribir y usted haya
acabado de leer este capítulo, debemos procurar salirnos de nuestros grupos y contemplar los campos de
batalla del animal humano con los imparciales ojos de un marciano. No va a resultar fácil, y debo dejar bien
claro desde el principio que nada de lo que digo debe serentendido en el sentido de que estoy
favoreciendo a un grupo contra otro, o sugiriendo que un grupo es inevitablemente superior a otro.
Utilizando un rígido argumento evolucionista, podría sugerirse que, si dos grupos humanos chocan
entre sí y uno extermina al otro, el vencedor es biológicamente más afortunado que el vencido. Pero si
consideramos la especie como un todo, este argumento yano resulta aplicable. Es un punto de vista
mezquino. El punto de vista generoso consiste en que si se hubieran esforzado en vivir competitiva pero
pacíficamente uno al lado del otro, la especie entera considerada como un todo habría resultado mucho
más beneficiada.
Debemos procurar adoptar este punto de vista amplio. Si parece lógico y evidente, entonces
tenemos que presentar unaexplicación algo menos fácil. No somos una especie que se reproduzca en
cantidades masivas, como ciertas clases de peces, que producen miles de crías de una sola vez, la
mayoría de las cuales se hallan condenadas a la destrucción, sobreviviendo sólo unas pocas. No somos
engendradores de cantidad, sino de calidad; producimos pocos descendientes, y derrochamos sobre ellos
más cuidados yatenciones y durante un periodo de tiempo más largo que ningún otro animal. Después de
consagrarles casi dos décadas de energía parental, es, aparte de otras consideraciones, grotescamente
ineficaz enviarles a que sean acuchillados, muertos a tiros, abrasados y bombardeados por los
descendientes de otros hombres. Sin embargo, en poco más de un solo siglo (desde 1820 hasta 1945),
nada menos que 59millones de animales humanos resultaron muertos en choques entre grupos de una u
otra clase. Esta es la difícil explicación que tenemos que hacer, si tan evidente es para el intelecto humano
que sería mejor vivir pacíficamente. Al hablar de estas matanzas, decimos que los hombres se comportan
"como animales", pero si pudiéramos encontrar un animal salvaje que mostrara señales de comportarsede
esta manera, sería más exacto decir que actuaba como los hombres. El hecho es que no podemos dar con
una criatura semejante. Nos enfrentamos aquí con otra de las dudosas propiedades que hacen del hombre
moderno una especie única.
Biológicamente hablando, el hombre tiene la innata misión de defender tres cosas: él mismo, su
familia y su tribu. Como primate formador de pareja,territorial y que vive en grupo, se ve fuertemente
impulsado a ello. Si él, su familia o su tribu se hallan amenazados por la violencia, será perfectamente
natural que responda con contraviolencia. Mientras exista una probabilidad de repeler el ataque, es su
deber biológico intentar hacerlo por todos los medios de que disponga. La situación es idéntica para
muchos otros animales, pero, en...
tracking img