Zuketa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 73 (18026 palabras )
  • Descarga(s) : 8
  • Publicado : 19 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ROBERTO
JUARROZ
POESÍA
VERTICAL

ANTOLOGÍA

ESENCIAL

Selección de
Sandra Santana Mora y
Beatriz San Vicente
supervisada por
Laura Cerrato

Emecé Editores S.A.

Alsina 2062 – Buenos Aires, Argentina
E-mail: editorial@emece.com.ar
http://www.emece.com.ar

Copyright © 2001, Laura Cerrato de Juarroz
© Emecé Editores S.A., 2001

Diseño de tapa: Eduardo Ruiz
Fotocromía detapa: Moon Patrol S.R.L.
Primera edición: 2.000 ejemplares
Impreso en Verlap S.A.,
Comandante Spurr 653, Avellaneda, enero de 2001

PRÓLOGO

La poética de Roberto Juarroz ha descubierto un horizonte infinito y lo ha puesto de pie, lo ha hundido, vertical, en las alturas. Sus poemas insisten en el espíritu como un suave pero contundente golpeteo que aviva las formas rutinarias de nombrar lo quehay y que, como una llamada en el hombre, alerta sobre las otras formas de nombrar lo que hay, las que no existen y que él crea, como también crea cuando nombra lo que antes no estaba allí, no era.

El oficio de la palabra,
mas allá de la pequeña miseria
y la pequeña ternura de designar esto o aquello,
es un acto de amor:
crear presencia.Antologizar en nombre de alguien, es otra versión del “oficio de la palabra” que presupone siempre un duro ejercicio de transacción entre diversas alternativas posibles que se nos imponen en toda su complejidad como un algoritmo, para señalarnos tantálicamente los caminos no tomados.
Por un lado la necesidad de renunciar a tantos poemas, porque otros pueden parecernos, en lo aleatorio de la lecturaque siempre cambia y se renueva, lo que más directamente nos habla a nosotros en particular o lo que está forjado en el lenguaje más perfecto (por su exacta inexactitud).
Luego tenemos el imperativo de no olvidar la “representatividad” de cada poema y buscar aquellos donde la presencia del poeta sea más visible, aquellos cuya lectura nos genere la certidumbre de que él se reconocería allí.Además están las antologías previas. No sólo la Antología Mayor (Buenos Aires, Lohlé, 1978), la única que el poeta compiló personalmente, sino las numerosas que se sucedieron en el tiempo, hechas por otros, y que de algún modo contribuyeron a cristalizar diferentes visiones de la poesía de Roberto Juarroz. Sin contar las antologizaciones impromptu, cuya creación presenció el público en tantasmemorables lecturas del poeta.
¿Qué hacer? ¿Soslayar todo esto y ensayar una mirada a partir de cero, suponiendo que ello fuera posible? ¿Intentar una summa de todas esas miradas seleccionadoras (y descartadoras), forjadoras de una nueva Poesía vertical de bolsillo? Ni lo uno ni lo otro. La decisión fue tener en cuenta la propia selección del poeta, hasta donde alcanzó a hacerla (Sextapoesía vertical) e intentar con el resto la aventura de una lectura "nueva" que pudiera presentar ángulos inéditos pero, al mismo tiempo, rescatar algunos de los poemas preferidos de Juarroz que no necesariamente hubieran sido seleccionados con anterioridad.
Esta lectura −como toda lectura− es provisoria. Parafraseando lo que dijera Valéry sobre el poema, implica un abandono no definitivo.Un abandono de lo que tal vez debería estar y no está. Un abandono de la pretensión de alcanzar una lectura definitiva.
Si no hemos querido construir un espacio vacío, tal vez, sin embargo, sea eso lo que hemos construido. Y si fuera de ese modo, quizás ése sería nuestro mérito: que lo que haga falta a quien lee hasta el punto de que necesite extender su visión para acceder a latotalidad de una de las obras poéticas más vivas y ricas en nuestra lengua. De ser así, el mejor destino de esta antología será constituirse para algún lector en una suerte de memoria futura. Y si así no fuera, habrá sido, sobre todo, un necesario, conmovedor ejercicio del recuerdo.
Antologizar: casi como optar entre qué poema perderá la vida para que otro la conserve, si es que el poema vive...
tracking img