A un lado de la cama

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3365 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
A UN LADO DE LA CAMA

Esta es mi historia, me llamo Maximilan últimamente he tenido sueños muy extraños en los que tengo que elegir entre la vida de mi familia o la mía pero lo que me asusta es que a veces esos sueños se hacen realidad.
La ultima vez que tuve un sueño así soñé había un carro que caía por una barranca pero al final de la caída todo solo era borroso esa mañana me despertó elteléfono un hombre con una voz ronca y quebradiza como cuando no duermes durante días dijo –Raquel y Heriberto murieron la tarde de ayer en la carretera, como lo siento- el repetía, mariana y Alberto bracamontes son…bueno eran mis abuelos.
Tengo 3 hermanos, Elizabeth la pequeña es muy juguetona y bonita tiene rizos dorados y su cara parece fue tallada a mano así como a la de una muñeca deporcelana a veces en la noches largas y frías ella me acompaña mientras yo sentado a un lado de la cama evito dormir para que nada malo pase. Santiago el es el mayor tiene veinte años esta estudiando en la universidad lejos el ya no vive con nosotros y pocas veces lo vemos, solíamos ser muy cercanos el y yo, luego esta maria después de Santiago ella es bonita tiene cabello café y piel muy blanca, casinunca hablamos desde sus quince años.
Mi sueño me a mandado al psicólogo un par de veces y a la iglesia otras tantas mi sueño comienza así: una mansión muy elegante con largas cortinas de seda colgando frente a vitrales que parecen no tener fin, largos pasillos con retratos al oleo de personas que no logro reconocer, grandes banquetes en mesas largas como si hubiera una celebración luegonada…comienzo a caer todo esta obscuro dejo de caer a lo lejos escucho la vos de la pequeña Elizabeth pidiendo auxilio a maría llorar y a mis padres hablar casi murmurando comienzo a correr para alcanzarlos pero cada paso que doy me aleja mas de ellos y la desesperación aumenta, algo me levanta por el brazo y rápidamente me acerca a ellos, están enjaulados como si fueran animales también escucho una quintavoz gruesa y ronca hablar, mis padres están frente a una mesa pidiendo perdón a un ente con trapos negros colgando de este, el sonido desaparece atrás de mi escucho la quinta voz diciéndome –ellos o tu?- luego nada, comienzo a perder el sentido de la vista todo se desvanece y luego despierto, esto se repite cada noche.

Algunas veces pienso en que tal ves la mansión de mi sueño es la mansión enla que vivo pero no puede ser posible porque la mansión de mi sueño es bonita elegante y con mucha luz en cambio en la mía solo hay cortinas rotas, lo que queda de algunos vitrales y muebles viejos y empolvados lo único que coincide es la gran mesa del comedor pero todas las mansiones tienen una de esas.
No hace tanto María me pregunto –no te aterra esta casa?- lo cual se me hiso raro ya quesolo tragedias nos unen o cuando necesita un favor, le dije que no y ella solo volteo su cabeza golpeándome con su pelo largo, mientras ella se alejaba pude notar en su caminar rápido y asustado para casi querer salir corriendo que algo le había pasado y que no era algo bueno. Rápido fui tras ella, cuando la alcance puse mi mano sobre su hombro y le dije –esta todo bien?- ella cayo de rodillas –nonada esta bien aquí, hace un minuto mientras buscaba mis zapatos en el guarda ropa algo me empujo y las puertas se cerraron dejándome encerrada nunca me había asustado tanto luego las puertas se abrieron de golpe como cuando dejas de empujar y solo se abre- zafo su hombro, se dio media vuelta y se fue con su mismo caminar mientras yo escuchaba sus cortos sollozos.
Me fui a la cama y me dio algode hambre, baje a la cocina y casi llegando pude escuchar que mi madre y María discutían –madre no puedo seguir viviendo aquí- -pero aquí te vas a quedar no me importa lo que tu digas!- le dijo muy digna mi madre –madre es que no entiendes- dijo María – NO EXISTEN LOS FANTASMAS!!- dijo mi madre abofeteándole el rostro y dejando su mano marcada en su cara –mama tengo miedo- dijo María y mi...
tracking img