A vueltas con keynes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1580 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
A VUELTAS CON KEYNES

Con luminoso criterio, Oscar Wilde predicaba de los americanos que "conocían
el precio de todo y el valor de nada"; y aquellos no han desaprovechado, una vez más,  la ocasión de demostrarlo con todo éxito. Ya lo hicieron en el 29,  cuando en un alarde obsesivo-compulsivo por el crecimiento económico infinito, posicionaron la producción industrial a años luz de la demandacoyuntural, de forma que los excedentes y "estocajes" inundaban las calles y salían por los tejados de las fábricas, mientras que las acciones de las empresas se desplomaban, súbitamente en el mercado ante la falta de competitividad. Y ello,  una vez que las inmundicias de la especulación quedaran en evidencia, al haber insuflado un gas perverso en las acciones, provocando que su astronómicoprecio se asemejara al exiguo valor de las mismas, como un huevo a una castaña. Y tras comprobar el "pobre" inversor haber hecho el canelo, el suicidio era la honorable salida ante la insidia sufrida. 
 
80 años después, el abismo entre precios y valores se ha cebado en la vivienda y su base crediticia, a fuerza de alterar las tasaciones que los dadores de créditos gustaban de justificar confantaseadas expectativas, con el resultado global que todos conocemos. Solo que esta vez no ha habido suicidios. Los Gobiernos Centrales de los países han llegado con los ungüentos y las cataplasmas al rescate de los febriles bancos-inversores que vieron sus establos llenarse con más estiércol que ganado, tras morder el anzuelo del “Tío Caimán”. 
  
     En ambos escenarios se ha acudido a "Gandalf"Keynes, al más puro estilo "Santa Bárbara cuando truena". Y tal recurso hacia su persona, en su día en lo álgido de su carrera y ahora "post morten", ha provocado que el mismo fuera considerado (mal considerado), como un economista para las emergencias, pasadas las cuales, las velas del liberalismo económico seguirían espoleando el barco de los mercados, libre ya de la tormenta en mitad delocéano, y provocando que la historia de las ideas económicas condenara a Keynes al banquillo de los suplentes, sobre todo a partir de la era Reagan-Thatcher, cuyas reformas Hayekianas sacaron a la economía de la astenia en la que se encontraba peligrosamente instalada.
 
    Sin embargo, en ciertas ocasiones, estudios o publicaciones sobrevenidos y realizados a la luz de nuevas circunstancias, logranhacer justicia y poner al académico en cuestión en el lugar que le corresponde. En este caso dicha reparación viene de la mano del Portavoz de Hacienda del Partido Conservador estadounidense, Robert Skidelsky, que en su libro "KEYNES", desmonta uno por uno los mitos injustamente creados en torno al Maestro (INTERVENCIONISTA, NACIONALIZADOR, SER ADICTO AL DÉFICIT, PREDICADOR DEL GASTO ILIMITADO YCARACER DE UNA TEORIA GENERAL DE LA ECONOMÍA).

El hecho de que el autor se trate de un conservador, supuesto detractor de cualquier clase de socialismo, del que se decía (injustamente) predicaba Keynes, hace aun más loable la restitución de la eficacia y validez de los principios keynesianos. Igualmente, el hecho de que atribuya a ciertos presidentes republicanos (antikeynesianos)  el méritode haber sido los mayores derrochadores de la historia de EEUU, y que fuera precisamente el demócrata Bill Clinton el último conservador en lo fiscal, le otorga a la obra un sesgo de autocrítica y objetividad digno de agradecer. 
 
    Es realmente atractivo cómo el autor nos conduce por los principios y paradigmas del pensamiento de Keynes, cuya mención exhaustiva excede del propósito de esteartículo, que no es más que compartir mi inquietud en este tema.

Por ello me quedo con el principio que más ha llamado mi atención: para Keynes la Economía no es una ciencia natural, esto es, matemática. La Economía es una ciencia MORAL. La economía moral está gobernada por sencillos principios. La economía natural lo está por complejas elucubraciones incomprensibles y alejadas de cualquier...
tracking img