G. adolfo beker obras completas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 538 (134364 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Obras completas
de
Gustavo Adolfo Bécquer





Al lector (1)

Pronto, el 22 de Diciembre, hará siete años que voló a su Creador el
espíritu inmortal de Gustavo Adolfo Bécquer.
La primera edición, que editó la caridad, agotose hace un año y el
que murió oscuro y pobre es ya gloria de su patria y admiración de otros
países, pues apenas haylengua culta donde no se hayan traducido sus
poesías o su prosa.
No es mi propósito hacer nueva enumeración de las desgracias y
méritos del escritor. Las primeras se compensan con su gloria; los
segundos son ya del dominio frío y severo de la crítica.
Sólo una cosa advertiremos siempre a los lectores de Gustavo: que
nada de lo que dejóescribiolo con intención de que formase un libro; y,
como dijimos en la primera edición, sus grandes imaginaciones, sus
alegatos de merecimiento ante la posteridad, bajaron con él al sepulcro.
Calcúlese ahora, por la popularidad y el respeto que su memoria ha
alcanzado con fútiles destellos de su preclara inteligencia, a qué altura
se hubiera elevado, si la miseria,aguijándole y faltándole la vida, no
hubieran sido éstos los cauces imprescindibles de aquel atormentado
cerebro.
Dos palabras más sobre Gustavo.
Hay quienes han querido censurarle por su novedad.
Hay muchos que han intentado imitarle.
Ni unos ni otros le han comprendido bien.
Las Rimas de Bécquer no son la total expresión de unpoeta, sino lo
que de un poeta se conoce. Por consecuencia, el tamaño, carácter y estilo
de sus composiciones no tienen más forma que aquella en que estuvieron
concebidas y calcadas, y éste es su principal mérito.
Defenderse con el Diccionario, arrebatar el oído con el fraseo de
ricas variaciones sobre un mismo concepto, disolver una idea en un mar depalabras castizas y brillantes, cosa es digna de admiración y de elogio;
pero confiarse en la admirable desnudez de la forma intrínsica, servir a
la inteligencia de los demás la esencia del pensamiento y herir el corazón
de todos con el laconismo del sentir, sacrificando sin piedad palabras
sonoras, lujoso atavío de amontonadas galas y maravillas de multiplicadosreflejos, a la sinceridad de lo exacto y a la condensación de la idea, y
obtener únicamente con esto aplauso y popularidad entre las multitudes, es
verdaderamente maravilloso, sobre todo en España, cuya lengua ha sido y
será venero inagotable de palabras, frases, giros, conceptos y cadencias.
No menos digno de llamar la atención es que el poeta haya conseguidotan rápida celebridad sin tocar en sus fantasías ni en sus realidades nada
que directamente excite el interés o las pasiones colectivas de sus
contemporáneos.
Como en las de los grandes maestros, en su paleta no figuran más
colores que los primordiales del iris, descompuestos en el prisma de la
imaginación y del sentimiento; universales, sencillos yespontáneos, sin
encenderse al contacto de pasiones políticas o de problemas sociales y
religiosos.
Tienen en sí el germen de todo lo ideal; pero sin acomodamiento de
época ni dudas, indignaciones o esperanzas de impíos o fanáticos.
No podrá nunca, pues, ser juzgado en tal terreno, y, como esos astros
ingentes que parecen chicos porque desde abajo seles mira en un planeta
menor, jamás podrá alternar entre el agitado vaivén de los que le
examinen, cegados por el polvo de la tierra, o envueltos por la atmósfera
de una época dada y los pasajeros brillos de fugaces meteoros.
Esto a los que no han sabido censurarle, lo cual no prueba que le
creamos exento de censura.
A los que le imitan, por...
tracking img