H. p lovecraft

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (344 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“la deprecion es la materia prima del arte”

[esta frace indudablemente dscribiria su vida en todos sentidos]

Una familia grotesca y elitista que le inculco desde pequeño ,severos prejuiciossocales ,

odio hacia los negros, extranjeros , mujeres, y hacia la raza humana en general ,[pues dicho odio era la caracteristica primordiar de su acendencia.]

inumerables veces en las que sumadre le repetia lo feo que era [efectivamente ra un niño feo]

y el fracaso que seria su vida en general,

obligandolo a vestir ropa de mujer cuando era s un infante,

Prohibienole jugar conotros niños por ser “de casta inferior”

Lo cual lo hiso aun mas solitario ,causando en el como uno refugio los libros e bizarra imaginacion.

“la gente es mala y estupida” frace con la que fueeducado el que seria un icono de la novela de terror “norteamericana”

La Torre.

Desde esa esquina se puede ver la torre. Si el testigo abandona por un segundo el ruido de la vida porteña, descubrirátras las paredes circulares un aquelarre. El eco del mismo lugar que la humanidad resguarda en la penumbra bajo diferentes disfraces. La esencia de los cimientos de construcciones tan antiguas comolas pirámides y Stonehenge. Allí se suceden acontecimientos -incluso próximos a lo cotidiano- que atraen a hados y demonios.

Fue lupanar y fumadero de opio. Acaso alguno de sus visitantes hayadejado el alma allí preso del puñal de un malevo. Pero fue cuando llegó aquella artista pálida, María Krum, que su esencia brotó al fin. Recuerdo que apenas salía para hacer visitas a la universidad. Fueen su biblioteca donde hojeó las páginas del prohibido Necronomicón. Mortal fue su curiosidad por la que recitó aquel hechizo. Quizá creyó que las paredes sin ángulos la protegerían de los sabuesos.Pero esas criaturas son hábiles, impetuosas, insaciables. Los vecinos oyeron el grito del día en que murió. Ahora forma parte de la superstición barrial. Pero yo sigo oyendo su sufrimiento y el jadeo...
tracking img