T l p. compromisos y desafíos del terapeuta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2601 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
TLP: COMPROMISOS Y DESAFÍOS DEL TERAPEUTA

El propósito de nuestro trabajo es poder dar cuenta de la importancia de construir un buen vínculo con el paciente con TLP, y lo que esto significa para el propio paciente, el terapeuta y el tratamiento -más allá de otros problemas legítimos-.Elegimos presentar el caso de F., que muestra la evolución de tres años de proceso terapéutico. Abordaremos losfenómenos transferenciales y contratransferenciales complejos que atraviesan este tratamiento, comprometiendo al terapeuta con el padecimiento de un paciente con una gran labilidad psíquica.

Presentación del caso
F., llegó a mi consultorio derivada por la Médica de la familia con el pedido de realizar un Psicodiagnóstico, quien preocupada, me habló de una chica de 15 años que estaba entratamiento psiquiátrico, sin diagnóstico y tampoco le quedaba claro por qué estaba medicada. Agregó que la paciente ya había ingerido dos veces “Bromazepam” en cantidad riesgosa.

Tuve la primera entrevista con la madre de F. Dijo que había decidido interrumpir el tratamiento de su hija, cuando comprobó que ésta había ingerido cinco comprimidos de Lexotanil de 6mg. y la terapeuta le indicó quellamara al Servicio de Emergencia. Temió que la internaran. Pidió una derivación, y desde ese entonces Cristina se ocupa del Control Farmacológico de la joven.

En esa entrevista, la madre me habló de la impulsividad de su hija y de las frases que ésta acostumbraba decirle últimamente: “me estás matando, te odio, mataste a papá, me arruinaste la vida”.
Al conocer a F., me encontré con alguien quese acostó delicadamente en el diván boca abajo, mirándome con expresión angelical. Tuve la impresión de que a la vez me estaba evaluando. Recuerdo que pensé: “esta chica necesita ayuda”. Sostuvimos la mirada unos segundos y consideré toda esta situación como posibilidad de un comienzo de “algo” entre nosotras.

Veamos algunas de las cosas que dijo:
(Hablaba bajito, con cierta característicamelancólica). “Ando mal, no le encuentro sentido a nada, no tengo todo lo que quisiera, quiero a mi papá, casi no lo conocí, no me acuerdo de él, era muy chica.”
“Además no quiero que nadie me rompa las pelotas, ayer me cagué a palos con una chica… voy al cyber, a caminar por el barrio, mis amigos son Trucho, Rana y Kily. Nos juntamos en una esquina.
¿El porro? Solo lo probé… Ahora cambié, dejé deser una nena de mamá, ella me cambió de colegio, me mudó de barrio y ahora estoy teniendo ganas de fumar porro cada tanto…”.

Hasta aquí lo que me llamó la atención fue la labilidad del aparato psíquico. Es decir, cómo pasó de una posición melancólica a una posición agresiva. Además por lo que contó de sus actividades, supuse que consumía bastante seguido.

Luego de ese encuentro, la madre deF., me llamó para decirme que la joven se había tranquilizado mucho luego de la sesión. Dos días más tarde me llamó diciéndome que su hija intentó cortarse las venas. Se hacía cortes superficiales en las muñecas, dijo no poder evitarlo, porque le daba “alivio” ver salir la sangre. Hicimos un trato: que me llamara si se sentía mal y veríamos si juntas podíamos encontrar otra forma de aliviarse.Pudo cumplirlo, pero la impulsividad iba en aumento. Y por supuesto en ningún momento estuve tranquila respecto de esto.

A esta altura, me pregunté si estaría tomando la medicación y confirmé que no, a la sesión siguiente. Como también confirmé que consumía todos los días “porros” “nevados” con ketamina. Y que robaba dinero a los familiares desde hacía unos dos meses.
Las sesiones delPsicodiagnóstico se agotaron en menos de dos semanas, en una triple tarea:
1. El intento de contener a F. en su impulsividad.

2. Pese a las conductas de riesgo de la paciente, generar cierto crédito en el vínculo de confianza que se iba consolidando con la joven y su madre y preparar con cautela el camino hacia una internación. Digo con cautela porque en un inicio la reticencia de la madre era...
tracking img