ámbito social una utopía

Páginas: 32 (7850 palabras) Publicado: 20 de octubre de 2014
Hannah Arendt. Damas y caballeros. Durante el corto lapso de tiempo de que dispongo, me gustara plantear una pregunta aparentemente extraa. Mi pregunta es la siguiente En qu consiste la vida activa Qu hacemos cuando actuamos Al formular esta pregunta, presupondr la validez de la vieja distincin entre dos modos de vida, entre una vita contemplativa y una vita activa, que encontramos en nuestratradicin de pensamiento filosfico y religioso hasta el umbral de la Edad Moderna, y presupondr tambin que cuando hablamos de contemplacin y accin no slo hablamos de ciertas facultades humanas, sino tambin de dos formas distintas de vida. Seguramente, la cuestin tiene cierta relevancia. Porque, incluso si no impugnamos la opinin tradicional segn la cual la contemplacin es de un orden superior al dela accin, o segn la cual toda accin no es ms que un medio cuyo verdadero fin es la contemplacin, no podemos dudar -y nadie lo ha dudado- que es bastante posible para los seres humanos pasar la vida sin abandonarse jams a la contemplacin, mientras que, por otra parte, ningn hombre puede permanecer en estado contemplativo durante toda su vida. En otras palabras, la vida activa no es solamenteaquello a lo que estn consagrados la mayora de los hombres, sino tambin aquello de lo que ningn hombre puede escapar totalmente. Porque est en la condicin humana que la contemplacin permanezca dependiente de todos los tipos de actividades depende de la labor que produce todo lo necesario para mantener vivo el organismo humano, depende del trabajo que crea todo lo necesario para albergar el cuerpohumano y necesita la accin con el fin de organizar la vida en comn de muchos seres humanos de modo que la paz, la condicin para la quietud de la contemplacin, est asegurada. Al referirme a nuestra tradicin, he descrito las tres articulaciones principales de la vida activa al modo tradicional, esto es, como sirviendo a los fines de la contemplacin. Sin embargo, es lgico que la vida activa haya sidosiempre descrita por aquellos que adoptaron el modo de vida contemplativa de ah que , la vita activa haya sido siempre definida desde el punto de vista de la contemplacin. Todos los tipos de actividad humana, comparados con la absoluta quietud de la contemplacin, parecan similares en la medida en que fueron caracterizados por la inquietud, por algo negativo, por a-skholia o por nec-otium, por elno-ocio, o por la ausencia de las condiciones que hacen posible la contemplacin. Comparadas con esta actitud de quietud, todas las distinciones y articulaciones inherentes a la vita activa desaparecen y, desde el punto de vista de la contemplacin, poco importa lo que perturbe la necesaria quietud slo que el hecho de sta sea perturbada. As, tradicionalmente la vita activa toma su significado de lavita contemplativa le fue concedida una muy restringida dignidad ya que serva a las necesidades y exigencias de la contemplacin en un cuerpo vivo. El cristianismo, con su creencia en un ms all, cuyos goces se anuncian en las delicias de la contemplacin, confiere sancin religiosa al envilecimiento de la vita activa, mientras que, por otra parte, el mandato de amar al prjimo actu como contrapeso a estavaloracin desconocida por la antigedad. Pero el establecimiento del propio orden, segn el cual la contemplacin era la ms elevada de las facultades humanas, era, en origen, griego y no cristiano coincidi con el descubrimiento de la contemplacin como el modo de vida del filsofo que, en cuanto tal, se consider superior al modo de vida poltico del ciudadano en la polis. Lo importante, y aqu slopuedo mencionarlo de pasada, es que la cristiandad, al contrario de lo que con frecuencia se piensa, no elev la vida activa a una posicin superior, no la salv de su ser secundario, ni la consider, al menos tericamente, como algo con un significado y un fin en s misma. Y, en efecto, un cambio en este orden jerrquico era imposible mientras la verdad fuera el nico principio englobante que permitiera...
Leer documento completo

Regístrate para leer el documento completo.

Estos documentos también te pueden resultar útiles

  • Utopias Sociales
  • Ambito Social
  • Ámbito social
  • AMBITO SOCIAL
  • Ambito social.
  • DE LA UTOPIA ANDINA AL SOCIALISMO MAGICO
  • La medicina social o el viaje a la utopía
  • El socialismo latinoamericano no es utopía

Conviértase en miembro formal de Buenas Tareas

INSCRÍBETE - ES GRATIS