817 1307 1 PB

Páginas: 43 (10654 palabras) Publicado: 8 de febrero de 2016
Revista de Indias, 1996, vol. LVI, núm. 206

DE LA PENURIA Y EL LUJO EN LA
NUEVA ESPAÑA. SIGLOS XVI-XVIII

POR

PILAR GONZALBO AIZPURU
Centro de Estudios Históricos. El Colegio de México
México

Así como fue proverbial el lujo de los criollos americanos, también
llamó la atención de los funcionarios públicos y de los viajeros de otras
latitudes el marcado contraste entre la pobreza extrema dealgunos grupos y el alarde de riqueza de otros.
Tales contrastes, que en buena medida se han perpetuado en nuestras
sociedades iberoamericanas, responden a cuestiones más complejas que
la frivolidad ocasional de individuos afortunados. En este texto se indaga acerca del fundamento real del desmedido afán de ostentación de los
criollos y de su relación con las posibilidades realas a su alcance.

1.INTRODUCCIÓN

«Vanidad de vanidades y todo vanidad, sino amar y servir
solamente a Dios.»
Tomás de Kempis, Imitación de Cristo.
D e s d e la r e m o t a a n t i g ü e d a d , p o e t a s y m o r a l i s t a s , p o l í t i c o s y
p e d a g o g o s , h a n h a b l a d o a favor o e n c o n t r a d e la r i q u e z a y d e
SIGLAS UTILIZADAS:

AGNM: Archivo General de la Nación, México.
AHNCM:Archivo Histórico de Notarías, Ciudad de México.

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)

http://revistadeindias.revistas.csic.es

50

PILAR GONZALBO AIZPURU

SUS símbolos, y así han contribuido a mitificar el valor de la ostentación, el prestigio de las alhajas y la trascendencia moral y
social del vestuario suntuoso y del despilfarro comosucedáneo
de la nobleza. El valor relativo de los objetos de uso cotidiano
ha propiciado cambios de actitudes hacia la exhibición de la
riqueza, a la vez que las fluctuaciones económicas han recomendado el fomento o el freno de la producción de artículos
suntuarios.
El boato cortesano, digno de elogio mientras fue exclusivo
de los reyes y de los nobles, se convirtió en motivo de escándalo cuando llegóal vestuario y a los salones de comerciantes o
artesanos enriquecidos. Por otra parte, lo que en un tiempo se
consideraba superfluo y desmedido, pasaría años más tarde a
ser de uso común y aún de primera necesidad. El hecho es que,
entre alardes de grandeza imperial y exageraciones de ascetismo, la compleja realidad del lujo y de su contrario, la pobreza,
expresan a lo largo de la historia laevolución de los símbolos y
de los valores tanto como los cambios en la vida material.
La Nueva España fue a lo largo de tres siglos espacio de
convivencia forzosa y de ocasionales enfrentamientos de distintos grupos étnicos, de individuos de distintos niveles socioeconómicos y de concepciones vitales dispares y aún antagónicas. El patrón uniformador de la moral cristiana y de la educación humanistapenetró hasta cierto punto en las conciencias e impuso modelos universales de conductas y creencias,
pero sin dejar de mantener la convicción de la diversidad de
gentes y culturas, que invariablemente tendía a aplicar categorías valorativas.
Los dogmas religiosos y las virtudes ensalzadas por el discurso piadoso eran idénticos para todos los novohispanos,
pero nadie esperaba que su cumplimientoimplicase similares
obligaciones para los poderosos y para los desposeídos, para
los cristianos viejos y los neófitos, para los propietarios y para
sus esclavos y servidores. El orden colonial no dejaba espacio
para pretensiones igualitarias; los señores debían identificarse
inequívocamente como tales y los indios y gente de color tendrían que mostrar, sin ambigüedades, su condición de vasallossumisos. De ahí que el lujo, la ostentación y la opulencia fueran una necesidad social y no simple vanidad ocasional de individuos aislados.

R. /., 1996, n.° 206

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)

http://revistadeindias.revistas.csic.es

DE LA PENURIA Y EL LUJO EN LA NUEVA ESPAÑA

51

En la sociedad barroca, el parecer noble, honrado,...
Leer documento completo

Regístrate para leer el documento completo.

Estos documentos también te pueden resultar útiles

  • 7495 21627 1 PB
  • 15146 41362 1 PB
  • 9655 27837 1 PB
  • 204 590 1 PB 1
  • 702 1242 1 PB
  • 52 157 1 PB 1
  • 529 528 1 PB 1
  • 9529 9691 1 PB

Conviértase en miembro formal de Buenas Tareas

INSCRÍBETE - ES GRATIS