Amor en llamas Kristen Callihan

Páginas: 412 (102982 palabras) Publicado: 16 de enero de 2016
KRISTEN CALLIHAN

AMOR EN LLAMAS

Traducción de
Pilar de la Peña Minguell

www.megustaleerebooks.com

Índice
Amor en llamas
Prólogo
Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3
Capítulo 4
Capítulo 5
Capítulo 6
Capítulo 7
Capítulo 8
Capítulo 9
Capítulo 10
Capítulo 11
Capítulo 12
Capítulo 13
Capítulo 14
Capítulo 15
Capítulo 16
Capítulo 17
Capítulo 18
Capítulo 19
Capítulo 20
Capítulo 21
Capítulo 22
Capítulo23
Capítulo 24
Capítulo 25
Capítulo 26
Capítulo 27
Capítulo 28
Capítulo 29
Capítulo 30
Capítulo 31
Capítulo 32
Capítulo 33
Capítulo 34

Epílogo
Agradecimientos
Biografía
Créditos
Acerca de Random House Mondadori

A mi marido, Juan. Tu fe inquebrantable me ha
dado alas. Sin ti, esto no habría sido.
A Rachel. Tú ya sabes lo que has hecho. No
podría tener una amiga mejor.
Y a Maya y Alex. Siempre. Prólogo

Fue la máscara lo que
cautivó tu pensamiento,
Y después hizo latir tu
corazón.
W. B. YEATS

Londres, noviembre de 1878
La certeza de que Archer, en breve, pondría fin a la vida de un semejante
rasgaba su alma con cada paso que daba. El malhechor en cuestión era,
como mínimo, un mentiroso y un ladrón. Que la exigua fortuna de aquel
hombre descansara ahora en el fondo del Atlántico no leinspiraba
compasión alguna. Más bien lo enfurecía. Una bruma roja le nublaba la
visión cuando pensaba en lo que había perdido. La salvación casi había
sido suya. Pero se había esfumado cuando los piratas de Hector Ellis
habían asaltado su barco, le habían robado lo único que podía curarlo y lo
habían escondido en su condenado clíper.
La niebla, densa y baja, se resistía a disolverse pese a la fríabrisa
nocturna. Nunca terminaba de disiparse; siempre estaba presente en
Londres, como la muerte, los impuestos y la monarquía. Las puntas de la
capa le azotaban las piernas y levantaban hasta su boca remolinos del
hediondo vapor amarillo con el sabor a carbón, suciedad y putrefacción
característico de la ciudad.
Volvió la esquina y, apartándose de las farolas, se sumergió entre las
sombras. Susrecios pasos se oían por las desiertas calles adoquinadas.
Lejos, en el Támesis, una tétrica sirena alertaba a los barcos de la niebla.
Pero, en el centro, todo estaba tranquilo. El constante traqueteo de los
carruajes y el berrido ocasional del sereno cantando las horas se habían
extinguido. La oscuridad engullía su figura, como de costumbre, algo que
lo reconfortaba y, a la vez, le recordaba enqué se había convertido.
El barrio en el que se hallaba era antiguo pero refinado. Como en todos

los lugares donde se alojaban los afortunados, las calles estaban desiertas y
desoladas, pues hacía rato que todos ellos se habían refugiado en sus
emperifolladas camas.
La casa de Ellis estaba cerca. Archer había recorrido las calles de
Londres lo suficiente como para moverse sin titubear por superversa red
de tortuosos callejones e interminables avenidas. La proximidad del
momento le dejó un sabor frío y metálico en la lengua. Poner fin a una
vida, ver cómo la luz incandescente de un alma escapaba de su cobijo…
ansiaba aquel instante, lo anhelaba de verdad. El horror de ese anhelo le
removió las entrañas y le hizo vacilar. «Nunca infligir ningún daño.» Era el
credo de cualquier médico, elsuyo. Antes de que renunciara a su propia
vida. Archer tomó una bocanada de aire purificadora y se centró en la ira.
En el horizonte, un jardín, grande y amurallado, que reservaba sus
placeres a quienes tuvieran la llave. Ante él se alzaban imponentes dos
metros de piedra. O quizá solo fuera uno. Saltó el muro sin dificultad, y
aterrizó en la tupida hierba del otro lado sin hacer apenas ruido.Andaba irguiéndose, resuelto a cumplir su misión, cuando el clamor de
metal contra metal lo detuvo. Qué extraño. La lucha a espada hacía tiempo
que había pasado de moda. Los petimetres de Londres resolvían ahora sus
asuntos por la ley y en los tribunales. Añoraba los días de su juventud en
que todo agravio se arreglaba arrojando un guante y con la muerte de uno
de los afectados. Miró al fondo del...
Leer documento completo

Regístrate para leer el documento completo.

Estos documentos también te pueden resultar útiles

  • Perdona Si Te Llamo Amor
  • Perdona Si Te Llamo Amor
  • Llamados al verdadero amor
  • Esa Cosa Llamada Amor
  • La flor del amor llamada lili
  • Llama de amor viva
  • llama de amor viva
  • Llama De Amor Viva

Conviértase en miembro formal de Buenas Tareas

INSCRÍBETE - ES GRATIS