Comentario A La Muerte Del Autor De Roland Barthes

Páginas: 19 (4527 palabras) Publicado: 16 de marzo de 2015
 
 

                                                              ​
Comentario a la muerte del autor de Roland 

Barthes 
 
 
   Uno de los textos clave que definen lo que algunos denominaron "posestructuralismo" es, sin 
duda, ​
La Muerte del Autor ​
de Barthes. Se publicó en una de las revistas más innovadoras de la 
historia, la norteamericana ​
Aspen​ en el año 1967. Como un Julio Verne de la era​
 hippie​
, esta 
publicación vanguardista, con colaboradores del calibre de Andy Warhol, que diseñó una de sus 
portadas, inventó el equivalente a una revista con CD con los medios de su tiempo: cintas de 
super 8​
 o discos para fonógrafo. Ya en 1968, y en francés, fue publicada en el número 5 de 
Manteia​
. Eminente semiólogo, Roland Barthes perteneció a la llamada “pandilla de los cuatro” del 
"estructuralismo", pero se le considera también un posestructuralista, etiqueta que fue rechazada 
por la mayoría: Foucault, por ejemplo, se consideraba a sí mismo un crítico de la modernidad, 
aunque se le atribuyeron las etiquetas cuasi antinómicas tanto de postestructuralista como de 
posmodernista, lo que no sorprende en corrientes parcialmente coetáneas tan ambiguas.  
      Según Barthes, el autor es un concepto moderno que se acuñó una vez finalizada la edad 
media gracias a corrientes de pensamiento como el empirismo inglés y el racionalismo francés 
que devinieron en un mayor prestigio del individuo en contraposición, como siempre ocurre en la 
historia que se nos explica y en la moda, entre otros constructos, al pensamiento medieval, teocéntrico. Estas corrientes contribuyeron a la creación en el siglo XIX  del positivismo o la 
adoración del Dios científico, presentando múltiples rizomas con la ideología capitalista y, en 
particular, con la "mano invisible" de Adam smith que, invisiblemente, domina al proletariedo. 
  
    Este enfoque marca el inicio de la figura del Crítico, elemento del mundo conceptual del discurso que trata, en el más puro estilo decimonónico, de explicar la obra según su productor; 
existe, por lo tanto, una figura compartimentada y cognoscible anterior al texto a la cual dirigirle 
preguntas para llegar a la Verdad del texto, única como el Dios de Abraham. Prosigue 
explicando la génesis de la muerte de un autor tan inexistente como el dios de Nietzsche, que 
comenzaría en Francia con Mallarmé, sustituyendo al propietario ­el autor­ por el propio lenguaje, es decir, devolviendo al lenguaje la autoría de sí mismo. Escribir sería alcanzar el punto 
en el que sólo el lenguaje actúa ­"performa", para hablar en términos chomskyanos­, es decir, 
que ya no hay un Yo interiorizado que declare lo escrito.Otro poeta, Valéry, muy influenciado 
por éste, afirma que cualquier recurso a una interioridad del sujeto escritor es poco más que una superstición. Proust, por último, trata de emborronar la relación existente entre el autor y sus 
personajes. El narrador sería aquel que "va a escribir".  
     
    Los surrealistas, con Breton a la cabeza, no proclamaron explícitamente la muerte del autor 
con autoridad, pero sí contribuyeron, apoyados por el andamiaje de la ​
episteme​
 psicoanalítica y las fecundas teorías freudianas, a su desacralización a través de mecanismos como, por ejemplo, 
el proceso de creación literaria conocido como "escritura automática" (que evoca el método 
 
  

freudiano de la "asociación de ideas"), en el que el mismo narrador desconoce lo que quiere decir 
a priori ​
y deja a la mente consciente ­cognoscible­ apartada, e intenta, en la medida de lo 
posible, dejar a las partes más inconscientes de la mente, más libres de ataduras morales y del pensamiento lógico, expresarse con mayor libertad. Finaliza este recorrido histórico con las 
aportaciones de la semiótica, que muestra que un enunciado no precisa de un emisor para poseer 
un significado.  
  
    El texto de Barthes apareció en Francia el año de la primavera de Praga y del mayo francés, ...
Leer documento completo

Regístrate para leer el documento completo.

Estos documentos también te pueden resultar útiles

  • La muerte del autor r. barthes
  • Roland Barthes
  • Roland Barthes
  • roland barthes
  • Roland Barthes
  • Roland Barthes
  • Roland barthes
  • Roland Barthes

Conviértase en miembro formal de Buenas Tareas

INSCRÍBETE - ES GRATIS