Etica

Páginas: 19 (4719 palabras) Publicado: 9 de febrero de 2015
La Banalidad del Mal
 Por Norbert Bilbeny
El juicio celebrado contra Eichmann en Jerusalén, en 1961, exigió más de cien sesiones. Hannah Arendt estuvo ahí y pudo conocer de cerca la personalidad del encausado: «Eich­mann carecía de motivos, salvo aquellos demostrados por su extraordinaria diligencia en orden a su personal progreso. Y en sí misma, tal diligencia no era criminal; Eichmannhubiera sido absolutamente incapaz de asesinar a su superior para heredar su cargo»1
Pero Eichmann dispuso la entrada en las cámaras de gas de millones de seres humanos. No quiero ensañarme con el personaje: ha habido y hay miles como él que en una situación parecida harían lo mismo. Tuvo que ser gente del mismo ta­lante mental la que ofreció, por las mismas fechas, la matanza de más de veinte milpolacos indefensos en Katyn, a las órde­nes de Stalin, o de millones de hombres y mujeres chinos por mandato del emperador japonés.
No fue un instinto diabólico, ni siquiera la estupidez, añade Arendt, lo que les hizo convertirse en los mayores cri­minales de su tiempo, sino «únicamente la pura y simple. irre­flexión». El mal confirmaba abultadamente su relación, en úl­timo término, con nuestrafacultad de pensar. A este mal que puede encontrarse en personas muy inteligentes y que no pro­viene de un mal corazón hay que llamarlo un mal banal, por oposición al mal perverso. En éste hay una carga de pasión y una especie de profundidad. En el mal de los irreflexivos, en cambio, sólo vemos vaciedad y falta de sentido radical. A pe­sar de ello, causa más daño que cualquier otro, porque no sólocontradice nuestros buenos instintos —al fin y al cabo está en nuestra naturaleza hacerlo a menudo—, sino nuestra pertenencia a una especie dotada, además, de entendimiento. Esta clase de mal ya no es diabólico, pero es igualmente monstruoso y particularmente siniestro, al combinar su autor una aparente normalidad y una totalmente extraña ausencia del mundo con los demás.
Al observar cómo Eichmannpermanecía impasible ante el patíbulo, igual que si se tratara de la ejecución de otra persona y el modo altivo con que pronunció sus últimas consignas, Hannah Arendt apuntaba: «Fue como si en aquellos últimos minutos resumiera la lección que su larga carrera de maldad nos ha enseñado, la lección de la terrible vaciedad del mal, ante la que las palabras y el pensamiento se sienten impotentes.»Algunas de las características que se asocian con esta inquie­tante conducta, según nuestra pensadora, se encuentran a su vez en los manuales de medicina como los principales síntomas de la psicopatía. El psicópata no siente ansiedad ante sus actos; tampoco el genocida conoce muy bien la tentación ni el hecho moral de oponerse a ella.
El mal ha perdido para ellos su tradi­cional distintivotransgresor o constitutivo, al menos, de una tentación. El exterminio metódico practicado en el siglo XX ha destruido la leyenda de la grandeza del mal. Después de Eichmann el misterio del mal es que no tiene ningún miste­rio. Sabíamos que nadie que se lo propusiera podía llegar a ser «infinitamente» perverso. Pero lo trágico de nuestro tiempo es que se ha llegado a ello sin habérselo propuesto:simplemente dejando de hacer uso del pensamiento.
 Fue Platón el primer pensador que hincó su bisturí sobre el cuerpo defectuoso del mal y descubrió que en realidad puede adoptar dos formas distintas. Así lo recoge su diálogo sobre El sofista, en el que ya no es Sócrates sino un anónimo «extran­jero», curiosamente, quien toma la palabra. Hay dos clases, dice, de maldad del alma. Aquella en la que el males una en­fermedad y aquella en la que revela más sencillamente una de­formidad. En el primer caso el alma está desunida por causa de una manifiesta disociación o enemistad entre aquellas de sus partes que deberían permanecer, por naturaleza, unidas. Es el mal, en una palabra, de la disensión (stásis) que enfrenta, en el malvado, lo razonable y lo instintivo (228a-b). En el segundo caso la...
Leer documento completo

Regístrate para leer el documento completo.

Estos documentos también te pueden resultar útiles

  • etica y eticidad
  • Etica
  • Etica
  • Etica
  • Ética
  • La etica
  • Etica
  • La etica

Conviértase en miembro formal de Buenas Tareas

INSCRÍBETE - ES GRATIS