Las brujas de Salem edición Tusquets

Páginas: 168 (41814 palabras) Publicado: 14 de enero de 2016
PERSONAJES

(Por orden de aparici6n en escena)

El reverendo Parris

Betty Parris

Tituba

Abigail Williams

Susanna Walcott

La senora Ann Putnam

Thomas Putnam

Mercy Lewis

Mary Warren

John Proctor

Rebecca Nurse

Giles Corey

El reverendo John Hale

Elizabeth Proctor

Francis Nurse

Ezekiel Cheever

El alguacil Herrick

El juez Hathorne

El vicegobernador Danforth

La comadre Sarah GoodHopkins


Primer acto
Obertura

Ii

Un pequeno dormitorio en el hogar del reverendo Samuel Pa­
rris, en Salem, Massachusetts, en la primavera de 1692.
A la izquierda, una ventana estrecha, a traves de cuyos vi­
drios emplomados entra el sol matinal. Cerca de la cama, que
queda a la derecha, todavia arde una vela. Una comoda, una si­
lla y una mesita completan el mobiliario. Al jondo, una puerta
daal descansillo de la escalera que /leva al piso bajo. El cuarto
produce una imprpsion de austera limpieza. Las vigas del techo
estan al descubierto, y la madera es de color natural, sin barniz
ni pintura de ninguna clase.
Al alzarse el telon, el reverendo Parris esta de rodillas junto
a la cama de su hija Betty, rezando. Betty, de diez anos, yace en
el lecho, inmovil.

En la epoca en quesucedieron estos acontecimientos, el
reverendo Parris tenia algo mas de cuarenta aiios. En los re­
latos bist6ricos su figura queda muy malparada y son muy
pocas las cosas buenas que pueden decirse de el. Tenia el con­
vencimiento de que se Ie perseguia dondequiera que iba, pese
a sus incansables esfuerzos por congraciarse con Dios y sus
convecinos. En las reuniones con sus feligreses consideraba uninsulto que alguien se levantara para cerrar la puerta sin ha­
berle pedido permiso. Era un viudo a quien no interesaban los
niiios y que carecia de dotes para tratarlos. Los veia como j6­
venes adultos y, basta el momento de producirse la extrafia
crisis que aqui se relata, ni a el, ni al resto de Salem, se Ie

15

I,'

;I
il!

Ii

1,1

I!

I'

ocurri6 nunca que los niiios echaran de menos otralibertad
que la de permitirles andar erguidos, aunque con los ojos li­
geramente bajos, los brazos pegados a ambos lados del cuerpo
y la boca cerrada mientras no se les invitara a hablar.
La casa del reverendo Parris se alzaba en 10 que entonces
lIamaban «ciudad» y que hoy en dia apenas alcanzaria la ca­
tegoria de pueblo. La iglesia estaba cerca, y desde ahi hasta
las afueras -tanto en direcci6n a labahia como tierra aden­
tro- unas cuantas casas oscuras de ventanas pequeiias se ha­
cinaban para combatir el crudo inviemo de Massachusetts. La
fundaci6n de Salem apenas se remonta a cuarenta aDos antes
de los sucesos que aqui se relatan. Para el mundo europeo
toda la provincia no era mas que una frontera barbara, habi­
tada por una secta de fanaticos que, sin embargo, enviaba a la
metr6poliproductos cuya cantidad y valor aumentaban poco a
poco.
Nadie sabe c6mo eran en realidad sus vidas. Carecian de
novelistas, pero, de todos modos, tampoco se les hubiera per­
mitido leer novelas de haberlas tenido a su alcance. Sus creen­
cias les prohibian cualquier cosa que se asemejara a una fun­
ci6n teatral 0 a una < Navidades, y los dias festivos s6lo sedistinguian por una ma­
yor entrega a la oraci6n.
Lo que no quiere decir que esta manera de vivir tan es­
tricta y sombria careciera de interrupciones. Cuando se cons­
truia una nueva granja, los amigos se reunian para celebrarlo,
se preparaban algunos platos especiales y probablemente se
bebia sidra con cierto contenido alcoh6lico. Salem contaba con
una buena colecci6n de inutiles que perdian el tiempojugando
al tejo en la tabema de Bridget Bishop. Probablemente la du­
reza del trabajo, mas que la fe, contribuia a evitar que se re­
lajara la moral, porque los habitantes de Salem estaban obli­
gados a luchar como heroes con la tierra por cada grana de
trigo, y a nadie Ie sobraba mucho tiempo para frivolidades.
La existencia de transgresores, sin embargo, puede inferirse
de la costumbre de...
Leer documento completo

Regístrate para leer el documento completo.

Estos documentos también te pueden resultar útiles

  • Las Brujas De Salem
  • las brujas de salem
  • brujas de salem
  • Las brujas de salem
  • Las Brujas de Salem
  • las brujas de salem
  • Las Brujas De Salem
  • Las brujas de salem

Conviértase en miembro formal de Buenas Tareas

INSCRÍBETE - ES GRATIS