maldito Amor

Páginas: 23 (5567 palabras) Publicado: 3 de febrero de 2016
45
1
2
3

hijas, los hacendados de Guamaní se toparon con los Infantes
de la Marina Norteamericana cerrándoles el paso.”

4
5
6
7

La confesión
Le agradezco profundamente que haya venido a vernos,
Don Hermenegildo, que haya venido a visitamos en esta tarde

8
9
10
11

de lluvia y vestiduras rasgadas por todo el cuerpo, de bocas
que han tomado para siempre la forma del llanto. Lo que
Titina leinformó ayer en su despacho es cierto: mamá se
encuentra moribunda en el cuarto contiguo. Pero ante el

12
13
14

recuerdo de la muerte de nuestro padre, ante el descalabro de
aquella tarde apocalíptica, esta otra defunción no es sino una
mala copia, un remedo contrahecho y absurdo de lo que una

15
16
17
18

muerte digna puede llegar a ser.
Sí, el testamento del cual Usted ha venido a hablarnosexiste amigo, no hay por qué dudarlo. Yo mismo habré de
destruirlo con mis propias manos, en cuanto el calvario de

19
20
21
22

nuestra madre toque a su fin. No serán las ambiciones de una
sirvienta glorificada lo que evite que hoy se haga justicia en
la Central Justicia, no señor, no será ella quien desate sobre el
pueblo esa madeja de intrigas con que intenta hoy arruinarnos,

23
24
25

arrojar unavez más sobre nuestros apellidos su triste mácula.
Sí. También es cierto que en cuanto muera nuestra madre,
y se aclare este engorroso asunto de la herencia, pienso

26
27
28
29

venderles la Central Justicia a los suegros de mis hermanas
mayores, a los dueños de la Central Ejemplo. No me mire con
esos ojos de horror, Don Hermenegildo, no me fulmine con
esas miradas de reproche como si yo fueseun traidor. Ya

30
31
32
33

conozco sus apasionadas novelas, en las que siempre defiende
la patria a brazo partido, y le ruego que antes de condenarme,
escuche pacientemente mi historia. No me cabe la menor duda
de que una vez que me haya oído, comprenderá por qué mi

34

deseo no es sólo vender la Central Justicia, sino marcharme de

46
1
2
3

esta casa, de este pueblo y de este valle y mudarmea vivir a
la Capital, donde aún no hayan llegado noticias de nuestra
deshonra y de nuestra vergüenza.

4
5
6
7

Quizá le parezca raro que mis hermanas y yo nos encontremos ahora aquí sentados, alrededor de la mesa del comedor sin
haber entrado a la habitación de mamá, a acompañarla en su
último trance de muerte. La razón para ello es que Gloria

8
9
10
11

Camprubí, nuestra cuñada, se encuentra enese cuarto, y sería
absolutamente
indigno
que
compartiéramos
la
muerte
de
mamá con ella. Pero esto no cambia nada, porque aunque
estemos acá sentados nuestro sufrimiento es el mismo. Sin

12
13
14

entrar en el cuarto podemos imaginar a la pobre mamá tendida
sobre los almohadones de encaje, ya casi respirando apenas,
el contorno de su cuerpo hundido al fondo de su cama de

15
16
17
18baldaquín,
y
rodeada
por
esas
mismas
columnas
serenas,
talladas en un ébano brillante, que siempre velaron su sueño.
Sólo tenemos que cerrar los ojos y podemos ver a Gloria
sentada al lado de la cama de mamá, el codo apoyado sobre la

19
20
21
22

mesita de luz, doblado el peso del cuerpo sobre el desorden
apresurado de los potes de remedio, de las jeringuillas desechadas y de los algodones manchados, paraconvencernos de
todo lo que ella tuvo que ver en esta historia desde sus

23
24
25

comienzos. Y Usted, a su vez, solo tendría, como lo he hecho
yo mil veces, que acercársele un poco para observar su cara de
cerca, para escrutarle el significado de esa tristeza tan llevada

26
27
28
29

y traída que lleva untada sobre los ojos en gruesas manchas de
kohl, palpitándole en esas alas de sombra colormalva que ella
se pinta todos los días sobre los cuévanos de los ojos para
adornar su luto, para proclamarse la viuda eterna de uno y la

30
31
32
33

protectora fiel de la memoria del otro ante el olvido del
mundo, mientras me desea a mí inútilmente. Sólo tendría que
acercar una mano incrédula para palpar su rostro, el grosor de
esa máscara de cosméticos con los que se cubre las mejillas y

34...
Leer documento completo

Regístrate para leer el documento completo.

Estos documentos también te pueden resultar útiles

  • Maldito Amor
  • Amores Malditos
  • Maldito amor
  • Amores Malditos
  • Maldito amor
  • COMENTARIO CRITICO AMORES MALDITOS
  • Reseña Amores Malditos Libro
  • 10 poemas malditos de amor

Conviértase en miembro formal de Buenas Tareas

INSCRÍBETE - ES GRATIS