Mi Pirata Malvado

Páginas: 617 (154119 palabras) Publicado: 16 de agosto de 2011
Rona Sharon

[pic]

MI PIRATA MALVADO

TINNGOCCIO CONTESTÓ:
—¿Perdido? Si se pierde algo, no se puede encontrar; entonces, ¿qué diablos estaría haciendo yo aquí si estuviese perdido?
—No es eso lo que quise decir —dijo Meuccio—. Lo que quiero saber es si tú te encuentras entre las almas de los condenados, en los flagelantes fuegos del Infierno.

Boccaccio, IlDecamerone.

ÍNDICE

Capítulo 1 4
Capítulo 2 13
Capítulo 3 21
Capítulo 4 24
Capítulo 5 37
Capítulo 6 48
Capítulo 7 62
Capítulo 8 78
Capítulo 9 88
Capítulo 10 93
Capítulo 11 108
Capítulo 12 124
Capítulo 13 141
Capítulo 14 149
Capítulo 15 159
Capítulo 16 170
Capítulo 17 185
Capítulo 18 191
Capítulo 19205
Capítulo 20 222
Capítulo 21 226
Capítulo 22 237
Capítulo 23 247
Capítulo 24 263
Capítulo 25 276
Capítulo 26 283
Capítulo 27 293
Capítulo 28 304
Capítulo 29 319
Capítulo 30 327
Capítulo 31 343
Epílogo 359

RESEÑA BIBLIOGRÁFICA 361

[pic]

Capítulo 1

Indias Occidentales,

septiembre 1705

Alanisabrió los ojos a causa de los fuertes golpes en la puerta de su camarote. Se sentó en la cama, embriagada por el olor a sal y a mar que entraba por las portas y por los dulces fragmentos de su sueño: iba corriendo por una playa de arena blanca salpicada de palmeras. Recordaba un mar azul con rugientes olas que rompían en la espuma blanca. Era libre.
—Milady, ¿puedo entrar? ¡Es urgente! —JohnHopkins, el primer oficial del Pink Beryl[1], insistió detrás de la puerta, con la voz tensa de preocupación.
Alanis exhaló un suspiro dejando que su sueño se desvaneciera.
—Sí, señor Hopkins. Entrad.
La puerta se abrió. El farol de Hopkins penetró la oscuridad. Tenía una expresión ceñuda.
—Siento molestaros a estas horas impiadosas, milady, pero... —Se detuvo al verla.Parpadeando perezosamente con ojos felinos, ella se estiró la sábana hasta el mentón y se apartó unos mechones de cabellos enredados que bajo la luz de la luna parecían más plateados que dorados.
—Sí, Hopkins, ¿qué sucede?
—¡Piratas! Nos están atacando...
El ruido de los cañones retumbó en el horizonte, desnucando una estrepitosa andanada de costado y provocando una terribleexplosión que impactó en el barco. Las paredes se hicieron trizas. El barco se balanceó bruscamente. Del otro lado de la puerta sobrevino el caos. Tirada sobre las almohadas, Alanis oyó a los oficiales vociferando, a los marineros corriendo de prisa en cubierta y las armas disparando.
—¡Demonios! —Hopkins cayó de rodillas junta a la cama de ella—. Milady, ¿os encontráis bien?
—Sí, sí, estoy bien—respondió Alanis sin aliento y temblando, aunque todavía entera—. ¿Y vos?
—Bien —Hopkins se puso de pie, estirándose la chaqueta de color azul marino—. Debemos sacaros de este barco, milady. Disculpad el atrevimiento, pero debéis vestiros, y de prisa, pues nos caerán encima en cualquier momento. No podremos mantener la delantera por mucho tiempo, y esa es una fragata de setenta cañones. Deboasegurarme de que os encontréis sana y salva para cuando ellos lleguen.
—¿Sana y salva? ¿Dónde? —preguntó ella mirando hacia las portas abiertas. El agua y la noche los rodeaba por todas partes y no muy lejos asomaba una enorme embarcación, abriéndose paso a toda vela entre las olas, con las bocas de los cañones echando humo. Unas siluetas se desplazaban sobre las cubiertas, preparando lasarmas, preparándose para abordar el barco de Alanis. ¿Dónde diablos podía ir ella? Apartó las sábanas de un tirón y se calzó rápidamente las botas bajas. Ante un ataque pirata no había tiempo que perder.
—Izad bandera blanca, alférez. No permitiré que nos maten a todos por culpa de mis joyas.
Hopkins desvió la mirada y se aclaró la garganta:
—Disculpad, milady, pero las joyas no...
Leer documento completo

Regístrate para leer el documento completo.

Estos documentos también te pueden resultar útiles

  • El pirata malvado
  • el pirata malvado
  • MALVA
  • Malvado
  • la malva
  • la malva
  • piratas
  • los piratas

Conviértase en miembro formal de Buenas Tareas

INSCRÍBETE - ES GRATIS