otelo

Páginas: 7 (1548 palabras) Publicado: 2 de octubre de 2013
Escena Cuarta
Delante del castillo
Entran DESDÉMONA, EMILIA y el BUFÓN
DESDÉMONA.- ¿Sabéis, pícaro, dónde se aloja Cassio?
BUFÓN.- No me atrevo a decir que se aloja en ninguna parte.
DESDÉMONA.- ¿Por qué, amigo?
BUFÓN.- Es un soldado, y para mí decir que un soldado miente es darle de puñaladas.
DESDÉMONA.- ¡Quita allá! ¿Dónde se aloja?
BUFÓN.- Deciros dónde se aloja es decirosdónde miente.
DESDÉMONA.- ¿Puede sacarse algún sentido de esas palabras?
BUFÓN.- No sé dónde se aloja; inventarle un alojamiento y decir que se aloja aquí o allá sería mentir por mi propia garganta.
DESDÉMONA.- ¿Podéis inquirir de él e informaros religiosamente?
BUFÓN.-Catequizaré a todo el mundo para buscarle. Es decir, que haré preguntas y contestaré según las respuestas.
DESDÉMONA.-Buscadle y pedidle que venga acá. Decidle que he movido a mi esposo en favor suyo y que espero que todo irá bien.
BUFÓN.- Hacer esto entra en el círculo de las cosas que puede abarcar el ingenio de un hombre, y por consiguiente voy a intentar realizarlo. (Sale.)
DESDÉMONA.- ¿Dónde pude haber perdido ese pañuelo, Emilia?
EMILIA.- Lo ignoro, señora.
DESDÉMONA.- Créeme, hubiera preferido perder mibolsa llena de cruzados, pues si mi noble moro no fuera un alma leal y exento de esa bajeza de que están hechos los seres celosos, sería esto bastante para despertar en él malos pensamientos.
EMILIA.- ¿No es celoso?
DESDÉMONA.- ¿Quién, él? Pienso que el sol bajo el cual ha nacido secó en él semejantes humores.
EMILIA.- Miradle dónde viene.
DESDÉMONA.- No quiero dejarle ahora, hasta quellame a Cassio.
Entra OTELO
¡Hola! ¿Cómo estáis, mi señor?
OTELO.- Bien, mi querida mujer... (Aparte.) ¡Oh, qué difícil es disimular! ¿Cómo os encontráis,
Desdémona?
DESDÉMONA.- Bien, esposo mío.
OTELO.- Dadme vuestra mano. Esta mano está húmeda, señora.
DESDÉMONA.- Aún no he sentido la edad, ni conocido los pesares.
OTELO.- Esto arguye liberalidad y corazón pródigo. ¡Cálida, cálida yhúmeda! Esta mano requiere renunciación de la libertad, ayunos y plegarias, mucha mortificación y ejercicio de votos; pues hay en ella un diablo joven y sudoroso que habitualmente se insurrecciona. Es una mano tierna, una mano franca.
DESDÉMONA.- Podéis decirlo así, en verdad, pues esta mano fue la que os entregó mi corazón.
OTELO.- ¡Una mano generosa! Antes eran los corazones los que daban lasmanos. Pero nuestro nuevo blasón es... manos, no corazones.
DESDÉMONA.- No sé nada de eso. Vengamos ahora a vuestra promesa.
OTELO.- ¿Qué promesa, paloma?
DESDÉMONA.- He enviado a decir a Cassio que venga a hablar con vos.
OBELO.- Tengo un catarro tenaz y pícaro que me molesta. Préstame tu pañuelo.
DESDÉMONA.- Aquí está, mi señor.
OTELO.- El que yo os he dado.
DESDÉMONA.- No lo llevoencima.
OTELO.- ¿No?
DESDÉMONA.- No, por cierto, mi señor.
OTELO.- Es una lástima. Ese pañuelo se lo dio una egipcia a mi madre. Era una maga que casi podía leer los pensamientos de las gentes. Y le dijo que mientras lo conservara, la haría atractiva y sometería eternamente a mi padre a su amor; pero que si lo perdía o entregaba, los ojos de mi padre se apartarían de ella con disgusto, y sualma se lanzaría a la caza de nuevas inclinaciones amorosas. Al morir, me lo dio y recomendome que cuando el destino quisiera que me casara, se lo entregase a mi esposa. Así lo he hecho; tened cuidado, pues, acariciadlo como a las niñas de vuestros lindos ojos; extraviarlo o perderlo sería una desgracia que nada podrá igualar.
DESDÉMONA.- ¿Es posible?
OTELO.- Es la verdad. Hay magia en sutejido; una sibila que contó en el mundo doscientas evoluciones del Sol, realizó el bordado en su furor profético; los gusanos que produjeron la seda estaban encantados, y el tinte era de corazones de vírgenes momificadas, que su arte había sabido conservar.
DESDÉMONA.- ¡De veras! ¿Es cierto?
OTELO.- Certísimo; por consiguiente, cuidadlo bien.
DESDÉMONA.- Entonces, ¡pluguiera al cielo que no...
Leer documento completo

Regístrate para leer el documento completo.

Estos documentos también te pueden resultar útiles

  • Otelo
  • Otelo
  • Otelo
  • OTELO
  • Otelo
  • Otelo
  • Otelo
  • Otelo

Conviértase en miembro formal de Buenas Tareas

INSCRÍBETE - ES GRATIS