Pedagogia de la Esperanza

Páginas: 8 (1957 palabras) Publicado: 21 de mayo de 2013
Vuelve a Brasil.
Reafirmo, como se impone a una pedagogía de la esperanza, la posición asumida y defendida en la pedagogía del oprimido contra los sectarismos, siempre castradores, y en defensa del radicalismo critico.
El Clima preponderante entre las izquierdas era el del sectarismo que, al mismo tiempo que niega la historia como posibilidad, genera y proclama una especie de “fatalismolibertador”. Es por eso que si llevamos la comprensión de la historia como “fatalismo libertador” hasta sus últimas consecuencias, prescindiremos de la creación del Socialismo Democrático, como empresa histórica. Estoy convencido de que nunca hemos necesitado tanto de posiciones Radicales, en el sentido en que entiendo la radicalidad en la Pedagogía del oprimido. Para superar los sectarismos y lasacomodaciones pragmáticas a los hechos, de posiciones modernas los primeros y modernistas las segundas, tenemos que ser posmodernamente radicales y utópicos. Progresistas.
Mi último Año en Chile, al comenzar mi tercer año en el país, fue uno de los momentos más productivos de mi experiencia en el Exilio. Siempre he pensado que uno de los deberes éticos y políticos del exiliado es el respeto al paísque lo acoge. Aun cuando la condición de exiliado no me transformaba en un intelectual neutro. Tome el habito de escribir textos, le sume el de discutirlos, siempre que fuera posible, con dos grandes amigos con quienes trabajaba en el ICIRA: Marcela Gajardo, chilena, investigadora y profesora, y Jose Luiz Fiori, brasileño, Sociólogo. Siempre seguíamos ahí, tratando de comprender mejor lo que habíadetrás de cada respuesta de un campesino a un desafío planteado en un CIRCULO DE CULTURA.
Mi paso por el instituto de Desarrollo Agropecuario, por el Ministerio de Educación, por la Corporación de la reforma agraria, todo eso me sirvió de experiencia para reafirmar la hipótesis y así escribí la Pedagogía del Oprimido entre 1967 y 1968, texto que del mismo modo, habla por si mismo, hablando de laesperanza.
Pase un año o más hablando de aspectos de la pedagogía del oprimido. Los hable con amigos, los discutí en seminarios y cursos. No podía olvidar, en ese tiempo de oralidad de la Pedagogía del Oprimido, una conferencia, la primera que pronuncie sobre el libro New York, en 1967. Era mi primera visita a los E.E. U.U., a donde me habían llevado el padre Joseph Fitzpatrick y monseñor RobertFox. Fue una visita sumamente importante para mi, pude observar en reuniones en áreas discriminadas, a las que fui invitado por educadoras que trabajaban con Robert Fox. Había muchas semejanzas entre lo que ellas hacían en New York y lo que había hecho en Brasil.
Utilizaban fotografías para mostrar lo que ocurre en diferentes clases sociales, buscaban las distintas culturas y las aplicaban conimágenes, ellos nunca aceptaban en que condición estaban, negaban la verdad que los humillaba.
El miedo a la libertad marcaba las reacciones en las reuniones. La fuga de lo real, la tentativa de domesticarlo mediante el ocultamiento de la verdad.
La expresión de la ideología dominante, diría incluso repitiendo lo dicho en la Pedagogía, la expresión del opresor, habitando y dominando el cuerposemivacío del oprimido.
En New York el discurso ocultador, buscando otra geografía donde poner la basura que subrayaba la discriminación padecida por los discriminados, era un discurso de auto negación, así como de auto negación de su clase era el discurso del obrero que se negaba a ver en Lula, por ser este obrero también, una contestación al mundo que lo negaba.
Volví a Chile. Poco tiempodespués me hallaba en una nueva fase del proceso de gestación de la pedagogía del oprimido.
Me puse a pensar y a discutir sobre Sentido común, tampoco es posible aceptar la práctica educativa que, negando el saber de experiencia hecho, parte del conocimiento sistemático del educador. Es preciso que el educador o la educadora sepan que su “aquí” y su “ahora” son casi siempre “allá” para el...
Leer documento completo

Regístrate para leer el documento completo.

Estos documentos también te pueden resultar útiles

  • pedagogia de la esperanza
  • Pedagogía de la esperanza
  • Pedagogía De La Esperanza
  • Pedagogia de la esperanza. Paulo Freire
  • PEDAGOGÍA DE LA ESPERANZA DE PAULO FREIRE
  • Ensayo de “Pedagogía de la Esperanza” de Paulo Freire
  • pedagogia de la esperanza
  • Pedagogía de la esperanza

Conviértase en miembro formal de Buenas Tareas

INSCRÍBETE - ES GRATIS