Soneto XVII

Páginas: 6 (1352 palabras) Publicado: 7 de septiembre de 2015
Soneto XVII 

No te amo como si fueras rosa de sal, topacio 
o flecha de claveles que propagan el fuego: 
te amo como se aman ciertas cosas oscuras, 
secretamente, entre la sombra y el alma. 
Te amo como la planta que no florece y lleva 
dentro de sí, escondida, la luz de aquellas flores, 
y gracias a tu amor vive oscuro en mi cuerpo 
el apretado aroma que ascendió de la tierra. 
Te amo sinsaber cómo, ni cuándo, ni de dónde, 
te amo directamente sin problemas ni orgullo: 
así te amo porque no sé amar de otra manera, 
sino así de este modo en que no soy ni eres, 
tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mía, 
tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño.
Soneto VIII 

Si no fuera porque tus ojos tienen color de luna, 
de día con arcilla, con trabajo, con fuego, 
y aprisionada tienes laagilidad del aire, 
si no fuera porque eres una semana de ámbar, 
si no fuera porque eres el momento amarillo 
en que el otoño sube por las enredaderas 
y eres aún el pan que la luna fragante 
elabora paseando su harina por el cielo, 
oh, bienamada, yo no te amaría! 
En tu abrazo yo abrazo lo que existe, 
la arena, el tiempo, el árbol de la lluvia, 
y todo vive para que yo viva: 
sin ir tan lejospuedo verlo todo: 
veo en tu vida todo lo viviente.


Soneto XVI 

Amo el trozo de tierra que tú eres, 
porque de las praderas planetarias 
otra estrella no tengo. Tú repites 
la multiplicación del universo. 
Tus anchos ojos son la luz que tengo 
de las constelaciones derrotadas, 
tu piel palpita como los caminos 
que recorre en la lluvia el meteoro. 
De tanta luna fueron para mí tus caderas, 
detodo el sol tu boca profunda y su delicia, 
de tanta luz ardiente como miel en la sombra 
tu corazón quemado por largos rayos rojos, 
y así recorro el fuego de tu forma besándote, 
pequeña y planetaria, paloma y geografía.
Soneto XXII 

Cuántas veces, amor, te amé sin verte y tal vez sin recuerdo, 
sin reconocer tu mirada, sin mirarte, centaura, 
en regiones contrarias, en un mediodía quemante: eras sólo el aroma de los cereales que amo. 
Tal vez te vi, te supuse al pasar levantando una copa 
en Angol, a la luz de la luna de Junio, 
o eras tú la cintura de aquella guitarra 
que toqué en las tinieblas y sonó como el mar desmedido. 
Te amé sin que yo lo supiera, y busqué tu memoria. 
En las casas vacías entré con linterna a robar tu retrato. 
Pero yo ya sabía cómo era. De pronto 
mientrasibas conmigo te toqué y se detuvo mi vida: 
frente a mis ojos estabas, reinándome, y reinas. 
Como hoguera en los bosques el fuego es tu reino.




Soneto XXIII 

Fue luz el fuego y pan la luna rencorosa, 
el jazmín duplicó su estrellado secreto, 
y del terrible amor las suaves manos puras 
dieron paz a mis ojos y sol a mis sentidos. 
Oh amor, cómo de pronto, de las desgarraduras 
hiciste eledificio de la dulce firmeza, 
derrotaste las uñas malignas y celosas 
y hoy frente al mundo somos como una sola vida. 
Así fue, así es y así será hasta cuando, 
salvaje y dulce amor, el tiempo nos señale la flor final del día. Sin ti, sin mí, sin luz ya no seremos: 
entonces más allá del la tierra y la sombra 
el resplandor de nuestro amorseguirá vivo.
Soneto XXIV 

Amor, amor, las nubes a la torre del cielo 
subieron como triunfantes lavanderas, 
y todo ardió en azul, todo fue estrella: 
el mar, la nave, el día se desterraron juntos. 
Ven a ver los cerezos del agua constelada 
y la clave redonda del rápido universo, 
ven a tocar el fuego del azul instantáneo, 
ven antes de que sus pétalos se consuman. 
No hay aquí sino luz, cantidades,racimos, 
espacio abierto por las virtudes del viento 
hasta entregar los últimos secretos de la espuma. 
Y entre tantos azules celestes, sumergidos, 
se pierden nuestros ojos adivinando apenas 
los poderes del aire, las llaves submarinas.



Soneto XXV 

Antes de amarte, amor, nada era mío: 
vacilé por las calles y las cosas: 
nada contaba ni tenía nombre: 
el mundo era del aire que esperaba. ...
Leer documento completo

Regístrate para leer el documento completo.

Estos documentos también te pueden resultar útiles

  • Garcilaso soneto xvii
  • Soneto Xvii, Pablo Neruda
  • Barroco en el siglo xvii (sonetos)
  • SONETO 4 SALMO XVII
  • Analisis En La Poesia Soneto Xvii Cien Sonetos De Amor
  • Sonetos
  • Sonetos
  • el soneto

Conviértase en miembro formal de Buenas Tareas

INSCRÍBETE - ES GRATIS