Un pasaje del psicoanálisis a la literatura desde el otro cielo

Páginas: 8 (1962 palabras) Publicado: 19 de agosto de 2010
BIBLIOTECA URUGUAYA DE PSICOANÁLISIS - Vol. VII - Literatura y Psicoanálisis - 17

Un pasaje del psicoanálisis a la literatura desde El otro cielo
Alvaro Zas 1 Lo que sigue fue escrito en el marco de una experiencia de trabajo del autor con algunos colegas apasionados por el entrecruzamiento de dos campos, el de la experiencia analítica y el de la obra literaria; campos que a juicio de quienesto escribe poseen tensiones comunes. En ese ámbito de reflexión, que gestó la Dra. Luz Porras en el marco de la APU durante el año 2006, el trabajo que ahora se presenta fue un intento de plasmar en algo compartible una experiencia muy personal, que decanta impresiones, lecturas, momentos vividos, modos de pensar la realidad, el tiempo y las memorias. Es, asimismo, una forma de procesar viejosduelos que no viene al caso mencionar aquí mas que de pasada. El autor se gana la vida con su oficio imposible de psicoanalista, pese a lo cual se resiste ahora a entrar en un análisis detallado de las líneas de sentido o mecanismos implicados en la experiencia que relata, confiando en que ellos queden abiertos al lector para que provoquen una “resonancia por simpatía” de sus propias experiencias,como vibran las cuerdas de un instrumento en reposo cuando otro suena cerca. No abundan ni las citas textuales ni las explicaciones académicas, es el mero transcribir un momento privilegiado de cruce de sentidos que produce otros nuevos. Momento privilegiado que quienes se enfrentan cotidiana y apasionadamente al texto literario o a la experiencia de descubrimiento del inconciente en el encuentroanalítico sabrán reconocer. El referente literario que disparó todo fue el cuento “El otro cielo”2 de Julio Cortázar, el resto son oscuridades personales. El otro cielo, el otro circo Fui a Buenos Aires con la secreta esperanza de reencontrar el pasaje Güemes. La lectura, los recuerdos, las anécdotas, los cambios de escenario repentinos me llenaban de ideas ligadas y coherentes. Todo cobraba ordenal salir de entre las nieblas del olvido.

1. Psicólogo, integrante del Instituto de Psicoanálisis de la Asociación Psicoanalítica del Uruguay. Rossell y Rius 1521 ap.801, Montevideo . alvarozas@adinet.com.uy 2. Cortázar, Julio.- “El otro cielo”. En: “Todos los fuegos el fuego”; Cuentos Completos, Tomo I, página 590, Ed. Alfaguara, Madrid, 1994

18 - Alvaro Zas

Buenos Aires casi treintaaños antes, un viaje de adolescente, un pasaje momentáneo por aquella galería vieja y con olor a rancio donde yo sí –contrariando a Cortázar- había comprado un boleto de tren a alguna parte, a algún lugar al que mis deseos de entonces me llevaban. Por primera vez sin mis padres. Una aventura enorme y fabulosa que recién estaba comenzando. La imagen era nítida. El techo en bóveda de medio cañónformaba una cruz allá en lo alto, donde el cielo de enero era mitigado por la penumbra mugrienta de las claraboyas oxidadas. Dos pisos por debajo, en una especie de sótano, con tubos fluorescentes estaba la oficina de los ferrocarriles argentinos, y mi pasaje hacia el otro lado de la montaña y hacia el sur infinito. Todo había empezado entonces en una charla distraída y monosilábica con un amigo con elque compartíamos lecturas de Historia Nacional para el examen del bachillerato: Que si vamos a Chile, que estaría bueno, que tá, que sí. Continuó con el descubrimiento de albergues y redes ferroviarias y desembocó bajo los techos de aquella galería porteña donde, con los flamantes pasajes en el bolsillo, las horas hasta la partida deambularon escapando del agobio que derretía el asfalto. Ahorasabía que eso había sido cambiado. Había visto ya cómo, en el afán reciclante y de progreso civilizatorio, la vieja galería se había convertido en un centro bullente y a la moda; extensión casi obligada del fárrago de la calle Florida. Las multitudes circulaban sin solución de continuidad entre los pavimentos de la vía peatonal, los pisos lustrosos y las bóvedas repintadas del viejo edificio. En...
Leer documento completo

Regístrate para leer el documento completo.

Estos documentos también te pueden resultar útiles

  • desde mi cielo
  • Desde mi cielo
  • desde mi cielo
  • desde mi cielo
  • Desde mi cielo
  • Desde mi cielo
  • Desde mi cielo
  • DESDE EL CIELO

Conviértase en miembro formal de Buenas Tareas

INSCRÍBETE - ES GRATIS