40 Cosas que ya se desaparecieron en bogotá

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3149 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
40 cosas que se fueron.
10/04/07| Por:andresospina
[pic]
A veces, cuando estoy gravemente alojado en la casa de la nostalgia, me pregunto en un triste tono de incertidumbre qué será de quienes como yo llegamos a la tierra a mediados de los 70.
Quisiera saber en dónde están; quisiera hablarles como un contemporáneo amigo; quisiera preguntarles en qué ocupan sus días, qué hay de sus relacionessentimentales, de sus familias, de sus vidas, de lo que un día fueron sus sueños.
Miro a cada punto cardinal y me cuesta encontrarlos. Como si atemorizados por el transcurso imparable del vivir diario hubieran decidido esconderse en alguna cripta sellada.
Para ellos. Para quienes como yo crecieron en Bogotá, han entrado en los tempranos 30, y comienzan a sentir los rigores del anacronismo vaeste testimonio acerca de 40 cosas que alguna vez nos acompañaron.
Podrían bien ser 30 ó 20 ó 10 ó cinco. Supongo que algo en mi mente quedó de aquella radio de top 40, y que esa es la justificación para el siguiente listado de memorias extraviadas en alguna parte de nuestros tempranos días.
Se quejarán muchos por la desmesurada extensión del texto, algo impropio en este tipo de espacios.
Pero deentrada me justifico en la necesidad de hacer descripciones pormenorizadas de cada uno, como si las letras fueran diminutos héroes de tinta y luz defendiendo a cada historia del olvido.
Aquí van...
1. Las programadoras de televisión
Como consecuencia del nuevo orden televisivo, las mayores sacrificadas de la purga fueron las programadoras. Si se pudo hacer algo de televisión con cierta medidade calidad durante más de 40 años ello se debió precisamente al esquema de licitaciones en cabeza de éstas.
Tiempos aquellos los de Promec, Producciones Jes, Do Re Creativa Tv, Punch, Eduardo Lemaitre, Cenpro, AMD Televisión, Cinevisión, 24 Horas, Datos y Mensajes, Gegar Televisión, Coestrellas y demás.
Como quedaron las cosas el único sobreviviente de la debacle mediática fue Jorge Barón,condición que más allá de la cuestionable calidad de sus espacios, no le resta mérito alguno.
2. Los camiones repartidores de bebidas gaseosas a domicilio
Recuerdo aquellos días en que Postobón y Coca-Cola desplazaban flotillas enteras de camiones con el fin de entregar a cada hogar su correspondiente ración de gaseosas.
Eran momentos gratos en los que la familia entera se congregaba en torno a lascanastas del no obstante malsano líquido.
Por alguna razón este servicio fue abolido hace al menos 10 años.
Referescantes bebidas como la Castalia Cristalima también abandonaron el mercado.
3. La Pizza Nostra, el Burger King
Con la reciente llegada de los puestos ambulantes de pizza, y la informalización del negocio, además del arribo de nuevas entidades bastante más modernas y especializadasen la rápida entrega del producto a sus clientes, lugares como la legendaria Pizza Nostra desaparecieron.
¿Qué bogotano no recuerda las inolvidables tardes de desmesuradas faenas gastronómicas en el palco frente a los bolos de Unicentro?
¿Quién no consumió alguna vez las suculentas malteadas elaboradas en donde la cosa era ‘nostra’?
¿Cuántas veces no recibimos descuentos avalados por lamembresía del club de cumpleaños de la hoy inexistente empresa? Es una lástima.
El caso más lejano de la franquicia del Burger King con sedes en el Ley de Unicentro y la Calle 98, también es cosa triste.
4. Las series telefónicas
Hace algunos años, hasta el advenimiento de la telefonía inalámbrica y de otros proveedores del servicio, entre ellos ETB, la colonialista EPM, Capitel y Libre, era fácildeterminar la ubicación de una línea telefónica a partir de los tres dígitos iniciales de la misma.
Estaba claro que si el número se iniciaba con 245 la mencionada línea era de Palermo o Teusaquillo; o si comenzaba con 214 era de Santa Bárbara; o si era encabezada por 249 pertenecía a la localidad de Chapinero.
Ahora, en un mundo telefónico plagado de cuatros, cincos y sietes el panorama es...
tracking img