analisis cosas añejas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1074 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de diciembre de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
« Marilyn Monroe 50 años despuésFaraday, uno de los físicos más destacados del siglo XIX »
Barriga verde
agosto 17, 2012 por Pedro Guillermo
Cuenta el abogado, historiador, poeta, folklorista, filólogo, educador y creador del diarismo en la República Dominicano. Don César Nicolás Penson, en su libro “Cosas anejas”, una interesante historia acaecida durante la época colonial y conservada portransmisión oral: Barriga verde, la historia de un muchacho de noble ascendencia española, a quien por intriga de familia lo mandan a la lejana colonia de Santo Domingo y allí lo abandonan, aunque para suerte lo acoge y atiende paternalmente un hombre sencillo y laborioso; la historia se desarrolla a fines del siglo XVII, vagaba por las calles de esta histórica y «muy noble» ciudad de SantoDomingo, un pobre muchacho, según dicen, su edad no pasaría de cinco a seis años, tal vez, llegaría a diez.Aquel jovencito bautizado por los muchachos de la época con el mote de Barriga verde con el fin de ridiculizarlo por el protuberante vientre que exhibía causado por las altas calenturas que sufría y que le consumían.

Un buen día, un hombre negro, habitante ejemplar de la ciudad colonial elcual dentro de su pobreza llevaba, más o menos, una vida holgada gracias a que era en, aquel momento, el que calzaba a ricos y pobres, pues tenía un pequeño taller de zapatería donde fabricaban los más hermosos diseños de chancletas o sandalias de cueros de cabras (chivo) curtidos de la más alta calidad, algunos dicen que también era sastre, junto a su taller de zapatería tenía una pequeña bodegaque usualmente atendía su esposa.

Dice, don César, que un día, en que aquel buen hombre de piel negra como azabache, se encontraba entregado a sus ordinarios quehaceres de artesano, su mujer, que había salido a la calle entró muy compungida y llena de esa caritativa conmiseración que inspiraba al prójimo en tiempo en que el prójimo era aún persona humana, oyó que esta le decía:

-¡Ay! TaitaPolanco, que así le denominaban, y como llamaban entonces a padres y abuelos, mira que ahí, en la calzada está un pobre muchacho blanco, enfermito, enfermito ¡el pobre! Está titiritando de calentura.



Efectivamente, era el ya célebre barriga verde que se encontraba postrado en la calle al borde de la muerte con una fiebre cerca de los 40 grados, apenas se le escuchaba un débil gemido, ycontinuaba con fuertes temblores de frío.

El taita Polanco no lo pensó dos veces y ayudado por su mujer se echó su muchacho al hombro y lo introdujo a su humilde morada, e hizo preparar una cama lo más cómoda que pudo con junco y pieles, al tiempo que mandaba a disponer ciertas pócimas caseras con la que se proponía medicinal a su protegido.

Tan buenas fueron las pócimas como las humildesatenciones de aquella familia que en breve tiempo barriga verde estaba como nuevo, y se quedó a vivir bajo tan hospitalario techo, apellidando papá al taita Polanco.

Dicen que la familia se encariñó con el niño como si fuese hijo propio, desde entonces, se le alimentó con buena comida, mando hacer ropa elegante, se le recortó, lavó y despiojó el rubio pelo esmeradamente.

Era el niño al decir dealgunos familiares y amigos sobrevivientes del honrado menestral, lo que se llama un botón de rosa: muy blanco, sonrosado de ajos azules, pelo rubio, nariz perfilada, cara redonda y lleno de carnes. Denotaba gran inteligencia.



¿Pero quién era ésta abandonada criatura?

A decir verdad, ni él mismo podía contar nada, porque no sabía ni como lo habían traído de España, ni que tierra era estani persona alguna podía dar informe de él.

La esposa de Polanco estaba clueca y toda la familia le rodeaba de atenciones y cuidados, tratándole como a un príncipe.

El viejo taita se hacía acompañar de su niño a todas partes, le puso a la escuela mañana y tarde, le llevaba y le traía.

Tiempo después de estar aquí el desamparado niño, llegaron unos papeles, para que se buscase a un niño...
tracking img