Apuntes de un investigador prevenido sobre las relaciones colombo-venezolanas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 27 (6627 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
APUNTES DE UN OBSERVADOR PREVENIDO SOBRE
LAS RELACIONES COLOMBO-VENEZOLANAS

LEANDRO AREA [1]

Caracas, Enero de 2011

I. EL CUENTO DEL “HACERNOS CREER”

Las relaciones entre Venezuela y Colombia pasan, ocurren, drenan, por un “momento interesante”. Adjetivarlas de esa forma las saca inmediatamente del foco de atención de las ciencias sociales o de los estudios universitarios ensentido estricto para ubicarlas más bien en un contexto cuasi banal, tal vez más cercano al de las revistas de folletón o a las publicaciones del gusto y fuelle de los físico culturistas o de las modas o, in extremis, a los avatares por los que pasan los coleccionistas de chapitas de refrescos ya fuera de mercado. Esta afirmación no las minimiza ni apela al desplante. Sólo pretende contextualizarlasen el plano que las circunstancias del presente conceden.

Catalogarlas de “interesantes”, he dicho, no implica descalificación así como tampoco demérito o sarcasmo. Quiero sugerir, sí, que el péndulo normal entre las que ellas oscilaban, a saber, la cooperación y el conflicto, tan típico de nuestra larga historia común, ya no marca las horas, ni enfría ni calienta el termómetro de nuestracotidianidad para ser más rotundos. Ahora más que nunca cambiamos tan fácilmente del amor al odio como quien muda de camisa, por lo que es importante darle un giro radical a los esquemas que la costumbre, el hastío, el tedio histórico, la falta de creatividad o la sorpresa implantan, para entender lo que tanto nos importa y convoca.

A diferencia de otros tiempos, ahora Venezuela y Colombia andan enuna fase de inusual reposo, ocio o tregua, que en años de nuestras escuelas llamábamos “recreo”, en el que el puntual transcurrir de las clases se interrumpía para abrirse la puerta anhelada de una realidad o irrealidad, como usted guste llamar, suspendida y feliz que duraba, lamentablemente, apenas quince minutos.

Así pues, no se trata ahora para comprender, dadas las circunstancias anotadascon Santos y Chávez presidentes de ambas naciones, de conocer fechas, narrar episodios, evaluar sesudamente tendencias políticas o económicas mundiales o regionales, revisar estadísticas, hacerse el ilustre o peor aún, darse golpes de pecho y rezar letanías ante temas como la soberanía nacional, o los límites. ¡Qué cursilería! Se trata ahora de la época de “mi mejor nuevo amigo”, especie deDisneylandia o ”honeymoon” sin puertas ni ventanas, en donde ambos presidentes y sus pueblos, faltaba más, viven felices y contentos; los cancilleres retozan jubilosos en cámara lenta cual gacelas, sobre finos y cálidos bosques tan bien tenidos; las fuerzas armadas ahora se escriben con minúscula y declaman poemas o componen canciones en clave de Morse para auto arrullarse en las noches siderales delplenilunio caribeño mientras, no muy a la calladita, se arman y rearman indecorosamente, dilapidándose la plata de los tan sumisos contribuyentes que solemos ser.

Y es tal el supuesto estado de despreocupación reinante que rige en ambas partes de una frontera visiblemente inexistente de 2.219 kilómetros, a partir de este momento glorioso, que el presidente Santos expresó sin más y con razonesde por medio, el 15 de enero de 2011: “Con el presidente Chávez tenemos profundas diferencias pero si nos respetamos podemos tener unas muy buenas relaciones”.[2] Está bien, qué bueno que sea así, un tono de sensatez y concordia hacía falta, pero me pregunto con Usted, querido lector, qué significa eso de “respetarnos”, hasta dónde llega el respeto, quién lo define, administra, cómo se reconoce elrespeto, dónde se le ubica, cuándo se termina. Lo que si se lee en la letra pequeña del contrato es: “Hasta que el irrespeto nos separe”, y valla usted a saber, querido amigo, lo que eso significa

Y lo dejo hasta allí porque esta narración va enseñando, cada vez más, que los asuntos entre Venezuela y Colombia dependen exclusivamente de las pasiones, intereses y humores de ambos mandatarios....
tracking img