Ciencia, dios y progreso

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 20 (4956 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 12 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ciencia, Dios y Progreso

La civilización contemporánea tiene que hacer conciencia sobre las predicciones y las limitaciones de la ciencia. El ser humano no puede depositar en la ciencia y en la tecnología una confianza tan radical e incondicional, como para creer que el progreso de la ciencia y la tecnología puede explicar todo y satisfacer plenamente las necesidades existenciales yespirituales. Al mismo tiempo hay un nivel más alto que necesariamente supera todas las predicciones científicas: el mundo humano de la libertad y la historia.

Destronar al ente creador como dueño y señor de la creación con el fin de develar los misterios del origen de la vida, en la absurda “indeterminación” de un mero azar que nos donó la vida sin ningún objetivo y sin ningún fin más alláque la constitución biológica de ella, podría ser una diestra causa capaz de arrojar al hombre a un abismo de interrogantes existenciales capaces de hacernos temblar. Pues para la ciencia, que no concibe paso dado sin un por qué y un para qué, con respecto al origen de la creación, no obstante, entiende que no hay sabiduría rectora que regule y determine racionalmente con un sentido u objetivoespecífico el por qué de la Naturaleza, y mucho menos, el para qué de los grandes dones que posee el hombre: memoria, intelecto y voluntad. Y sin embargo, Kierkergaar ya lo dijo: [1] Y es que si el hombre sigue anonadado en el “poder” del consumo: el “poder” de la posesión, y en la estima que de ello recibe, no puede en modo alguno valorar lo que significaría el verse arrojado a la más temiblesoledad existencial basándose en las “sin razones” de la ciencia. Porque si bien es un ser dotado de la facultad racional –de la cual hace tanto alarde- no es capaz, paradójicamente, de dar respuesta sobre la finalidad de su propia existencia, esto es: no sabe dar respuesta a la función que ocupa dentro de toda la creación. Porque si tan sólo ha de conformarse con saber que se distingue de los demásseres vivos, por la mera facultad racional, empero, ¿por qué la razón no se conforma?; ¿qué es lo que busca la razón?; ¿por qué el hombre está siempre necesitado, insatisfecho, insaciable?

Si la misma ciencia -y en un sentido más radical la tecnociencia-, no nos mantuviera perplejos ante lo pueril y banal de sus “logros”, las oscuras respuestas que nos ofrece como consuelo a las tantasincógnitas que encierra la Creación, ciertamente que sí nos precipitaría en el más profundo abismo existencial. Pero claro que si el hombre no llega a vislumbrar que los elementos disuasivos de la civilización contemporánea, como la posesión de bienes materiales, es un esqueleto fragilísimo que con cualquier aire mal sano se derrumba, como diría Erich Fromm en la Revolución de la Esperanza, cuandoreaccione será demasiado tarde.[2] Pues la ciencia o la tecnociencia ligada al desenfrenado consumismo, se ha convertido en un fenómeno global que no puede más que contribuir al empobrecimiento del espíritu humano, cuando a base del cúmulo de mercancía novedosa u ostentosa desplaza los valores del espíritu por los de la avaricia. Vicios espirituales que se exhiben como si fuesen virtudes: la codiciadel poder y la codicia de poseer, de tal manera que el poder, la riqueza o la situación social se llegan a hacer pasar por medios para lograr fines deseables. Pero ciertamente, los buenos fines “sólo pueden conseguirse mediante el bien, es decir, por procedimientos intrínsecamente unificadores (...) y la codicia del poder es esencialmente separativa.[3] De aquí las ilusiones que se concentran en losprogresos de la tecnología; dado que ciencia, tecnociencia, sus logros y avances, es sin duda el metro con el cual el hombre mide el grado de su poder.

Cierto es que ni en el mundo, ni en general tampoco fuera del mundo es posible pensar nada que pueda considerarse como bueno sin restricción, a no ser tan sólo una buena voluntad, pero lo que la constituye finalmente como tal, no es ni...
tracking img